Los agricultores de Pamplona han celebrado su propio San Fermín en señal de protesta

  • Agencia Atlas
Ni hoy es 7 de julio, ni la canción que entonan es la original. A su manera, los agricultores navarros se encomiendan a San Fermín para salvar su profesión. Productores convertidos en mozos, ataviados con todo detalle, dispuestos a correr delante de impresionantes toros. Tan peligrosos como los de siempre, pero algo más lentos de lo habitual. Este particular encierro ha concluido sin incidentes y ha dejado paso a otra imagen: 250 tractores han colapsado el abarrotado centro de Pamplona para denunciar una situación insostenible. No es 7 de julio, pero sí una buena ocasión para que se les escuche.  -Redacción-

Vídeos de Sociedad