Cada vez son más las ciudades y barrios de Madrid que se suman a las caceroladas contra el Gobierno

  • Agencia Atlas
Nuevas protestas, y ya van 8 jornadas, contra el Gobierno. Lo que comenzó entre un grupo de vecinos del barrio de Salamanca, en Madrid, ha saltado a otras ciudades e incluso a las viviendas de algunos ministros. Cada vez son más los barrios de Madrid que se suman a las protestas y caceroladas contra el Gobierno. Frente a la sede del PSOE en la calle Ferraz, los manifestantes permanecieron 45 minutos. La Policía no intervino. Sí lo hizo aquí en Vallecas, donde la protesta provocó el enfrentamiento entre vecinos. Son actos que surgen en las redes sociales, no los convoca ningún partido político, pero los grupos sí se posicionan. VOX los alienta. Y desde el Gobierno responden que no se trata de libertades, sino de un peligro "insolidario y egoista contra todos los demás", según la vicepresidenta Carmen Calvo. En el Partido Popular insisten también en el derecho a manifestarse guardando la distancia, que a veces no se respeta. El movimiento se ha trasladado a Alcorcón o Leganés. También se movilizan en Galapagar con un escrache frente a la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero. Y lejos de la capital, Zaragoza, León o Córdoba también protestan. -Redacción-