Cruzar la Diagonal de Barcelona y no ser atropellado en el intento

  • Agencia Atlas
20h de la tarde. Hora punta en la Diagonal de Barcelona. Atascada. Nos atrevemos a meternos dentro y cruzarla patinando. Pero entre paseantes y deportistas, el camino se convierte en una aglomeración peligrosa que hay que ir esquivando. Hay, a la vez, bicicletas, patines, patinetes, gente corriendo, gente paseando, con el perro... Una multitud entre la que es imposible mantener las distancias de seguridad. Tras el intento de ejercicio nos dirigimos a la playa de la Barceloneta y nos encontramos la arena y el agua repletas. Grupos de gente abrazándose, compartiendo bebida o dándose un baño, todo prohibido. Las masificaciones de estos días han obligado a cerrar parte del paseo hasta que no haya una auténtica responsabilidad individual.

Vídeos de Sociedad