La presión hospitalaria asfixia a algunas comunidades

  • Agencia Atlas - 16/11/2020 15:50
La situación hospitalaria en Zaragoza ha obligado a abrir la carpa militar de urgencias que ni siquiera tuvo que utilizarse durante la primera ola de la pandemia. Ahora tienen que recurrir a ella para ampliar espacio y atender a los pacientes que no tienen síntomas de coronavirus. Una medida para evitar que se junten en una misma zona posibles sospechosos con otros que no lo son. Una solución que no resultará útil a medio plazo porque Beatriz Amores, coordinadora del servicio de urgencias del Hospital Clínico, avisa que si los contagios siguen aumentando al mismo ritmo que lo hacen ahora "llegará un momento que no podremos atender a los pacientes". Casi la mitad de las camas ucis están ocupadas por pacientes con Covid y no se trata solo de personas mayores. También hay jóvenes, un perfil de enfermo que también está ingresando en el hospital de Asturias donde ya han tenido que habilitar espacios como el gimnasio de rehabilitación para poner nuevas camas de UCI. Aunque espacio no es lo único que falta para atender a las casi cien personas ingresadas. Los trabajadores deuncian que necesitan personal formado en cuidados intensivos. La presión de estas unidades también aumentan en Castilla y León donde en zonas como Valladolid o Burgos están por encima del 70 por ciento.