Caniche toy: características, carácter y cuidados

Tal vez no sea un apelativo del todo afortunado, porque un perro no es ningún juguete ni un peluche (aunque sea pequeño) pero es el término con el que lo conocemos: el caniche toy, el miembro más pequeño de los legendarios caniches o poodles, una raza canina que se ha convertido en una de las preferidas en hogares de todo el mundo por su carácter fiel, despierto y divertido

Pero el caniche toy tampoco debe ser una “mascota” que nos entretenga, sino un compañero de vida, un miembro más de nuestra familia que exige atención y cuidados específicos para que se desarrolle adecuadamente y se comporte con educación en entornos socializados, tanto con otros animales como con humanos. 

¿Cuál es el origen del caniche toy? 

Caniche toy - Fuente: Pixabay
Caniche toy – Fuente: Pixabay

Como explicábamos a la hora de hablar de esta raza, el término “caniche” procede de su denominación en francés cane, la hembra del pato. Y es que el caniche es otro perro cuya evolución, domesticación y adiestramiento procede de su primer “oficio”: recoger las aves acuáticas de las jornadas de caza de los humanos.  

Su adaptabilidad al terreno cenagoso y su resistencia al agua fueron claves para que intervinieran como cazadores de patos y gansos: un perro de agua como el golden retriever

Tal y como indica su ficha de la Federación Cinológica Internacional, desciende del barbet, otra raza francesa de perro de aguas, en este caso de mediano tamaño, con el que comparte carácter, habilidad en terrenos cenagosos y pelo ensortijado.  

Una vez que demostraron que podían ser algo más que cazadores, los humanos comenzaron a introducir a este perro en otras rutinas, incluyendo los espectáculos circenses, pero también compañero en casa, siendo un animal habitual de la aristocracia francesa prerrevolucionaria.

Su pelo, que se podía moldear de múltiples maneras, atrajo el interés de muchas familias. Pero este pelaje no es para hacer cortes más o menos ridículos, sino para proteger a estos animales de la hipotermia

De cualquier forma, el gusto de las familias por este perro determinó su evolución hacia subespecies más pequeñas, como sucedió con otras razas, surgiendo así el caniche toy mediante la cría selectiva de ejemplares de pequeño de tamaño. 

Características físicas del caniche toy 

Caniche toy - Fuente: Pixabay
Caniche toy – Fuente: Pixabay

Para que se trate de un perro de pedigrí debe tener entre 24 y 28 centímetros, teniendo el aspecto de un caniche enano (hasta 35 centímetros), que tiene, a su vez, el aspecto de un caniche mediano (entre 35 y 45 centímetros). Su peso oscila entre los 2 y los 2,5 kilos. Por lo tanto, es un perro muy pequeño, pero sin signos de enanismo. 

Por lo demás, sus características físicas son similares a sus compañeros de raza: una cabeza de porte distinguido, un hocico sólido, una mordida en tijera completa, ojos de expresión ardiente y orejas largas que caen a lo largo de las mejillas. 

Por su parte, su cuerpo es bien proporcionado con una longitud ligeramente superior a la altura a la cruz, con un lomo firme y musculoso, una cola de implantación bastante alta y unas extremidades recta y paralelas, bien musculosas y de huesos sólidos. 

Por supuesto, su pelo es una de sus características más singulares con esa tendencia a formar nudos que nos pueden dar varios quebraderos de cabeza. No obstante, existen dos tipos de pelaje según el tipo de caniche toy: el de pelo ensortijado abundante y de textura fina, lanosa y bien rizado. O el de pelo en forma de mechones, lanosa y apretada. Los colores varían entre los sólidos, tanto negro, como blanco, marrón, gris, o leonado.

El carácter del caniche toy: un perro pequeño, divertido y fiel 

Caniche toy - Fuente: Pixabay
Caniche toy – Fuente: Pixabay

Si buscas un perro con el que no aburrirte y prefieres que tenga pequeño tamaño, más apto, por lo general, para vivir en entornos urbanizados, el caniche toy es una opción a tener muy en cuenta. Se distingue por su fidelidad y su aptitud para ser entrenado porque aprende rápido, lo que facilita su integración tanto en el hogar como a nivel social. 

Al contrario que otras razas, requiere pocas repeticiones para acatar y entender una orden, por lo que se suele recomendar como opción ideal para aquellos tutores de perros primerizos. Pero no te equivoques: no te librarás de su educación. Y cuanto antes mejor, porque, aunque sea un perro inteligente, sociable y vivaz, si no recibe el adiestramiento adecuado a tiempo puede desarrollar conductas antisociales problemáticas, como un carácter destructivo o un exceso de ladridos.  

El hecho de que se trate de un perro tan despierto también eleva la exigencia en cuanto a la actividad física y mental: es uno de esos perros que espera su paseo como agua de mayo, así que tenlo en cuenta antes de llevarte un caniche toy a casa: deberás pasar mucho tiempo con él ofreciéndole retos y diversiones en casa y paseando fuera de ella.  

Cuidados de un caniche toy 

Caniche toy - Fuente: Pixabay
Caniche toy – Fuente: Pixabay

Lo primero que tal vez te preguntes a la hora de empezar a cuidar un caniche toy es ¿qué hago con ese pelo? Como tiene tendencia a hacer nudos, lo deberás cepillar casi a diario evitando que se enrede, que se acumule suciedad y que tengamos mucho pelo canino acumulado en casa. La peluquería canina es una opción a tener en cuenta en un perro como este.  

De cualquier forma, necesitarás un peine de dientes anchos o un buen cepillo, prestando especial atención a las zonas propensas a los enredos, como las patas y detrás de las orejas. 

A nivel de salud, los caniches toy son propensos a tener problemas en el oído por lo que deberemos revisarlas y limpiarlas regularmente. Consulta con tu veterinario y usa una solución de limpieza de oídos específica. El origen de este problema puede deberse a un hipotiroidismo, entre otras causas, que también puede producir obesidad

Cuidado también con los problemas en las extremidades que son comunes a las razas más pequeñas, como los desplazamientos temporales de rótula o luxaciones y los problemas de cadera. Su origen puede ser tanto una predisposición genética como un traumatismo. Si aprecias que el caniche no se mueve con la misma soltura que habitualmente o tiene una leve cojera, consulta al veterinario lo antes posible para que no vaya a más.  



1 Comment

Deja una respuesta

Your email address will not be published.