Público
Público

España no reconoce la independencia de Kosovo, donde mantendrá las tropas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno español mantendrá las tropas en Kosovo pero no reconocerá la declaración unilateral de independencia proclamada ayer por la hasta ahora provincia serbia, un caso en el que la mayor parte de los partidos políticos no ve paralelismo alguno con el Estado de las Autonomías.

Desde Bruselas, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha confirmado hoy que España no reconocerá el acto unilateral de la proclamación de la independencia de Kosovo, "porque no respeta la legalidad internacional".

No obstante, el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, ha dicho en Granada que las tropas españolas "seguirán trabajando" en Kosovo en cumplimiento del compromiso con las Naciones Unidas y desde una posición "políticamente neutral", para garantizar la seguridad en la zona y proteger a las minorías.

Ya en las últimas semanas tanto el Gobierno español como el PSOE habían sostenido que no eran partidarios de esa declaración unilateral y que tampoco veían la urgencia de la misma.

Una postura que ha reiterado el portavoz y viceprimer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, en cuya opinión el caso kosovar "afortunadamente (...) no tiene nada que ver" con el español y con las comunidades autónomas.

En esta tesitura, el Gobierno ha contado también con el respaldo del PP, cuyo número dos por Madrid, Manuel Pizarro, ha defendido la necesidad de manejar "con mucho cuidado" y "mucha finura" la situación creada en Kosovo, porque en el derecho internacional "no se admiten" las declaraciones unilaterales de independencia.

Pizarro ha advertido además de los riesgos de extrapolar esta situación a países como España, Canadá "o a la propia Unión Europea, donde están los independentismos corso o bretón, o el tema escocés".

La misma comprensión ha mostrado el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, quien también ha añadido que si él fuera independentista "buscaría fórmulas de independencia" para su país que no fueran "tan traumáticas y tan frágiles" como la de Kosovo.

Esta opinión es mayoritariamente compartida incluso por la práctica totalidad de las fuerzas nacionalistas españolas.

Así, el presidente de CiU, Artur Mas, ha admitido que no deben buscarse "paralelismos" entre el caso catalán y el kosovar, porque "Cataluña no es Kosovo", si bien ha emplazado al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a demostrar su "talante democrático" respetando el "derecho a decidir" de Kosovo.

"La democracia debe respetarse, la voluntad mayoritaria de un pueblo debe respetarse", ha reflexionado Mas al instar al Ejecutivo a demostrar que, "si realmente es demócrata", reconozca inmediatamente la independencia de Kosovo.

Tampoco el caso de Kosovo es aplicable al País Vasco, en palabras del consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno autónomo, Javier Madrazo.

Después de subrayar que "la apuesta por la independencia" sólo es válida en aquellos países en que ha sido respaldada por una amplia mayoría de su ciudadanía, Madrazo ha observado que los vascos deben buscar su propia "hoja de ruta para avanzar hacia la paz y la normalización política".

Radicalmente distinta es la postura de ERC, cuya ejecutiva ha brindado hoy con cava por la secesión de Kosovo de Serbia, en la que aprecia "un precedente muy importante en Europa".

Han lamentado los republicanos catalanes que España sea uno de los pocos Estados de la UE "más jacobinos y reacios" a reconocer esa soberanía por un "mal disimulado temor" a que se puedan hacer comparaciones entre Kosovo y Cataluña.

Nafarroa Bai ha intentado que el Parlamento navarro aprobase una declaración para saludar al nuevo Estado de Kosovo, pero su iniciativa ha sido echada para atrás por la Junta de Portavoces.

Entre tanto, el vicecoordinador de Aralar, Jon Abril, ha interpretado la declaración de independencia de Kosovo como "una lección en la defensa de los derechos" de los pueblos y ha pedido al Gobierno español que "reconozca al pueblo vasco el derecho a decidir libre y democráticamente qué futuro quiere".