Público
Público

Obispo de Tenerife: "Es que hay niños que provocan"

Monseñor Bernardo Álvarez, en una entrevista en 2007, declaró: "Puede haber menores que consientan [los abusos homosexuales por parte de adultos] y de hecho los hay... Hay adolescentes de 13 años, que son menores pero est&

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El purpurado escocés Keith O'Brian no es el único cardenal imputado, demandado o denunciado por sus encubrimientos de abusos sexuales o sus conductas pederastas. Sólo en el año 2007, la Iglesia católica estadounidense tuvo que indemnizar con 660 millones de dólares, tras alcanzar un acuerdo extrajudicial, a más de 500 víctimas de los abusos del clero norteamericano.

El caso más actual es el del cardenal y exarzobispo de Los Ángeles, Roger Mahony, bajo cuyo mandato se produjeron cientos de casos de abusos de niños por parte de sacerdotes de su diócesis. Mahony está dispuesto a asistir al Cónclave de donde saldrá elegido el sucesor de Benedicto XVI pese a que el colectivo estadounidense de feligreses Catholics United ha hecho público un manifiesto oponiéndose a que el purpurado participe en la elección del nuevo papa en Roma; al igual que han hecho los familiares y representantes legales de las víctimas de abusos sexuales de los curas pederastas de su diócesis. Mahony se negó a denunciar a las autoridades dichos crímenes, cometidos por algunos de sus sacerdotes a lo largo de muchos años.

El cardenal de Los Ángeles ha sido llamado a testificar ante un juez el pasado 23 de febrero, a pesar de lo cual manifestó su intención de asistir al cónclave en Roma, lo que ha provocado la indignación de los fieles de su diócesis. Y especialmente de los abogados de las víctimas del cura mexicano Nicolás Aguilar Rivera, de la citada archidiócesis, al que encubrió y facilitó la huida a México antes de ser detenido por sus abusos.

Otros prelados norteamericanos están en la cuerda floja a causa de sus encubrimientos o conductas pederastas: entre ellos, monseñor Anthony Bevilacqua, cardenal arzobispo de Filadelfia, y monseñor Lynn, su obispo secretario; el cardenal Egan, de Nueva York; el cardenal Keeler, de Baltimore; o el cardenal Bernard Francis Law, obligado a dimitir de su diócesis de Boston en 2003.

En Europa han sido sangrantes los casos referidos a prelados irlandeses, austriacos, belgas y alemanes que han ocultado, defendido, justificado o practicado la pederastia. Así, los prelados irlandeses monseñor John Kirby (obispo de Clonfert), monseñor Moriarty (obispo auxiliar de Dublín), monseñor John Magee (de Cloyne) y Donald Brendan Murray, de Limerik; el obispo de Brujas (Bélgica), Roger Vangheluwe; y varios prelados de Austria y Alemania implicados también en casos de pederastia.

De España, la noticia más sonada al respecto la ofreció el obispo de Tenerife, monseñor Bernardo Álvarez, que en una entrevista en 2007 declaraba sin pudor alguno que 'puede haber menores que consientan [los abusos homosexuales por parte de personas adultas] y de hecho los hay... Hay adolescentes de 13 años, que son menores pero están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso, si te descuidas, te provocan'.