Público
Público

Premio Nobel a la fecundación in vitro reabre el debate ético

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Tom Heneghan

La fertilización in vitro (FIV), técnicapionera que le hizo ganar a Robert Edwards el Premio Nobel deMedicina 2010, abrió una gran cantidad de alternativascientíficas, pero también una caja de Pandora de dilemaséticos.

El éxito de Edwards en la fecundación de un óvulo humanofuera del útero no sólo llevó al nacimiento de "bebés probeta"sino también a innovaciones como la investigación con célulasmadre embrionarias y a la maternidad subrogada, es decir losllamados "vientres de alquiler".

En medio del aplauso por estos avances médicos,especialistas en ética de las iglesias cristianas se opusierona la FIV y a las técnicas relacionadas con ella, porqueimplicaban la destrucción de embriones humanos.

La desconcertante variedad de opciones a causa de la FIV-desde la moralidad de los "bebés de diseño" a la explotaciónde mujeres pobres que se alquilan como madres- ha creado muchapreocupación y abierto muchos debates también entre expertos enética laicos.

La Iglesia católica es posiblemente la que lidera elrechazo a la fecundación in vitro y las opciones que hagenerado, inimaginables en el pasado. Su principalrepresentante en las cuestiones de la vida condenó el premio aEdwards y lo consideró "completamente fuera de lugar".

"Sin Edwards no habría mercado de óvulos humanos; sinEdwards no habría congeladores llenos de embriones esperando aser transferidos a un útero, o, más probablemente, utilizadospara la investigación o dejados morir, abandonados y olvidadospor todos", dijo Ignazio Carrasco de Paula, presidente de laAcademia Pontificia para la Vida, en la que el Vaticanodescribe como una declaración personal.

El director de un instituto bioético católico del ReinoUnido dijo que la FIV "ha provocado directamente la destruccióndeliberada de millones de embriones humanos".

"Ha hecho posible la manipulación de un embrión a unaescala nunca antes vista", dijo a Reuters el profesor DavidAlbert Jones, del Centro Bioético de Anscombe, en Oxford.

VARIEDAD DE RESPUESTAS RELIGIOSAS

Muchos cristianos protestantes y ortodoxos evangélicoscoinciden con los católicos en que destruir embriones es matarporque la vida humana, la dignidad y los derechos comienzan conla fecundación.

"Decir que un ser humano está más desarrollado y por tantotiene una mayor necesidad no justifica de ninguna manera lacanibalización de otro en su beneficio", dijo Richard Land, lamáxima autoridad ética de la Convención Bautista del Sur, lamayor Iglesia protestante en Estados Unidos.

El Vaticano reiteró su postura sobre la FIV y las técnicasrelacionadas en el 2009, diciendo que los humanos son personasdesde el momento de la concepción "y por tanto desde el mismomomento, sus derechos como persona deben ser reconocidos", y elprimero de estos es "el derecho inviolable a la vida de cadaser inocente".

El documento Dignitas Personae (La dignidad de la persona)dijo que más del 80 por ciento de los embriones destinados a lafertilización in vitro no son implantados sino que se descartano son almacenados en congeladores. Añadió que la procreación"tiene su auténtico contexto en el matrimonio y la familia".

Aunque no todos los católicos o evangélicos rechazan la FIVo sus técnicas relacionadas, la oposición de sus iglesiasinfluyó en la prohibición en Estados Unidos en 1996 de utilizarfondos federales para la investigación con células madres, queimplicaba la creación o destrucción de embriones humanos.

Cristianos más liberales ven el comienzo de la vida de unamanera menos estricta y tiene menos reparos en la manipulaciónde embriones.

La mayoría de los eruditos islamistas consideran que elfeto sólo adquiere derechos alrededor de los cuatro meses degestación, por lo que la manipulación embrionaria espermisible, aunque la FIV debe limitarse a las parejas casadasque utilizan los espermatozoides del marido y el óvulo de lamujer para producir el embrión.

El fuerte énfasis del judaísmo con la procreación suponeuna plena aceptación de la fecundación in vitro por parte delas autoridades judías. De hecho, Israel tiene uno de losniveles más altos de tratamientos de FIV per cápita del mundo.

DILEMAS MORALES Y LEGALES

India es un destacado centro de un tratamiento derivado dela FIV, la maternidad subrogada o "vientres de alquiler", enparte porque el hinduismo acepta ese concepto. El segundo "bebéprobeta" del mundo nació en Calcuta sólo dos meses después deque lo hiciera Louise Brown en 1978, en Gran Bretaña.

La creciente demanda del extranjero de madres de alquilerconvirtió a India en una sucursal turística que mueve unos4.000 millones de dólares, según un informe de la ComisiónLegal de India.

Varios países europeos han advertido a los centros defecundación in vitro en Mumbai que el procedimiento es ilegalen sus países y que los niños nacidos de madres de alquilerpueden no obtener la ciudadanía.

Las técnicas FIV se utilizan para clonar animales. Laclonación humana está ampliamente condenada pero algunospaíses, incluido el Reino Unido, permiten la investigaciónsobre la clonación terapéutica, que puede ser utilizada paracrear nuevos órganos que sustituyan a los dañados o a losdefectuosos.

La combinación de la FIV y el alquiler de vientres haacarreado complicaciones morales y legales que antes noexistían. Muchos países prohíben el alquiler de madres confines comerciales y las leyes varían sobre si la madre dealquiler o la mujer que quiere ser mamá es la progenitoralegal.

En un caso desconcertante en 1997, una pareja infértil deCalifornia alquiló un vientre para albergar un niño procedentede donaciones anónimas de óvulos y espermatozoides. Pero losfuturos padres se divorciaron antes del nacimiento, por lo quela madre de alquiler y su marido presentaron una demanda decustodia.

Cuando se vio que el futuro niño tenía seis padres, untribunal del estado sentenció que había nacido sin ningún padrelegal.