Publicado: 16.11.2014 17:38 |Actualizado: 16.11.2014 17:38

Cucarachas para rescatar personas atrapadas en derrumbes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:


Estamos acostumbrados a ver perros que buscan a personas que han quedado atrapadas bajo los escombros de edificios derrumbados a causa de explosiones o desastres naturales como los terremotos.

 

Pero la ciencia ha dado un paso más y ahora, un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte está entrenando a cucarachas cyborg para ayudar en las labores de rescate de personas atrapadas tras un desastre.

Se trata de BioBots equipados con micrófonos de alta sensibilidad y micrófonos direccionales que permitirán a los equipos salvamento localizar personas atrapadas entre los escombros a través del sonido.

La biomímesis es la ciencia que estudia a la naturaleza para crear nuevas tecnologías inspiradas en ella que permitan resolver problemas humanos que la naturaleza ha resuelto por sí misma.

Pero, además de fuente de inspiración, también supone un gran aliado para resolver determinadas situaciones de riesgo para el ser humano.

Las cucarachas cyborg, también llamadas BioBots, son insectos equipados con diminutas mochilas con micrófonos capaces de detectar hasta el más mínimo sonido registrado entre los escombros de un edificio colapsado tras un derrumbe, desastre natural o atentado terrorista.

Este peculiar equipo de rescate equipado con dos tipos de mochila diferentes, es capaz de introducirse por cualquier rendija y llegar a zonas donde los efectivos de emergencia tardarían días e incluso semanas en llegar para rescatar con vida a los supervivientes.

El equipo de investigadores liderado por el ingeniero eléctrico e informático, Alper Bozkurt, ha desarrollado un algoritmo matemático que analiza el sonido y trata de georeferenciar la posición de la fuente en el espacio dirigiendo a las cucarachas cyborg rastreadoras en esa dirección.


El sistema necesita un BioBot equipado con un solo micrófono para capturar el sonido en alta resolución desde cualquier dirección y transmitirlo de forma inalámbrica al segundo tipo de BioBots, equipados con una matriz de tres micrófonos direccionales con los que detectar y referenciar la posición de la fuente emisora.

Bozkurt asegura que el objetivo del proyecto es utilizar estas cucarachas cyborg con micrófonos de alta sensibilidad para diferenciar sonidos importantes como alguien atrapado pidiendo auxilio, de aquellos ruidos de fondo sin importancia, según scitechdaily.com.

Según Bozkurt, tras el entrenamiento al que se ha sometido a estas cucarachas cyborg en el laboratorio, se han obtenido unos excelentes resultados que podrían concretarse en un innovador método de localización de supervivientes complementario al actual rastreo con perros adiestrados.

Sin embargo, tras la polémica desatada el pasado año con la comercialización del kit de cucarachas -Roboroach-, que incluía un insecto y un microchip que una vez implantado permitía su control vía app, ha vuelto a poner sobre la mesa las cuestiones éticas y morales de la manipulación tecnológica de seres vivos para fines lucrativos y comerciales.

Frente a estas cuestiones, Bozkurt defiende que el uso de los BioBots tiene un fin estrictamente humanitario ya que gracias a estos pequeños seres será posible salvar vidas en un futu