Público
Público

La UE rechaza reducir un 50% las capturas de atún rojo

España encabeza la negativa junto a Italia y Francia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los gobiernos de la Unión Europea rechazaron ayer la propuesta informal de la Comisión Europea de reducir en un 50% las capturas del atún rojo. El debate de los ministros de Pesca, que acabó sin conclusiones concretas, marcó el inicio de unas negociaciones en las que los 27 quisieron dejar clara la defensa de los intereses del sector, que sufriría un duro golpe con una rebaja de cuotas para salvar la especie, en peligro de extinción.

La comisaria de pesca, María Damanaki, propuso ayer crear “santuarios” del atún rojo donde quede prohibida la pesca para recuperar la especie, diezmada por sus cualidades para platos como el sushi y el sashimi. Además, planteó rebajar a 6.500 toneladas las capturas mundiales de atún rojo, que este año se situaron en 13.500, de las cuales 2.526 corresponden a España.

Los países del Mediterráneo, con Italia, Francia y España a la cabeza, no apoyaron la propuesta de Bruselas, encaminada a llevar el mes que viene una posición única europea a la reunión de la Comisión para la Conservación del Atún Atlántico (ICATT), que tomará la decisión.

La ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino, Rosa Aguilar, pidió mantener los planes de conservación y pidió “tiempo” para evaluar la propuesta de Bruselas, mientras que la organización WWF denunció que la nueva titular del ramo defienda “los intereses de una industria pesquera que ha llevado al borde de la extinción al atún rojo”. “Estamos muy preocupados”, aseguró Juan Carlos del Olmo, porque los países del Mediterráneo “no siguen las recomendaciones científicas”.

El eurodiputado Raül Romeva, con responsabilidades en la comisión parlamentaria de Pesca, aseguró que “para cumplir la ley europea y con el criterio científico, la única opción válida es recortar a la mitad las cuotas como propone la comisaria”. Según Romeva, que confió en un cambio de criterio de Aguilar, la ministra “es víctima de las dinámicas de su predecesora, pero le bastará escuchar a los científicos para cambiar de opinión”.