Publicado: 02.06.2011 08:20 |Actualizado: 02.06.2011 08:20

La Guerra Civil fue una "cruzada" y una "guerra de liberación"

El 'Diccionario Biográfico Español' contiene definiciones sobre el conflicto bélico que socavan la historiografía democrática sobre el golpe de Estado de 1936 y sus consecuencias. La obra incumple reiteradas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Diccionario Biográfico Español empieza a correr serio riesgo de tener que cambiar su nombre por uno más adecuado a su contenido. Cuanto más se profundiza en la obra de la Real Academia de la Historia más razones se encuentran para confirmar su desequilibrio político. Los términos "pronunciamiento" o "alzamiento nacional", por ejemplo, se repiten en varias de las entradas del texto dedicadas a los altos mandos militares franquistas que organizaron el golpe de Estado del 18 de julio de 1936.

Eufemismos que casi suenan razonables al compararlos con las palabras usadas en algunas de las reseñas para describir la Guerra Civil: "cruzada" y "guerra de liberación". Había que liberar España, en efecto, pero no precisamente de militares golpistas: "El 7 de noviembre de 1938 comienza la nueva misión, en ese momento difícil por la guerra de liberación que se vivía en España, de capellán de la Prisión Provincial".

El carácter sangriento de la represión queda sepultado

Este extracto, escrito por el historiador José Martín Brocos, está sacado de la biografía de Joaquín Alonso Hernández, religioso fundador de la Congregación de Misioneros de la Providencia. Brocos, profesor de la Universidad madrileña San Pablo-CEU, se calienta incluso un poco más en su entrada sobre Santiago Alonso Sáenz, coronel de infantería del Ejército franquista fallecido en el frente ("en gloriosa muerte"), en el año 1938: "Tras el alzamiento nacional, consciente del sentido de verdadera cruzada que adquiriría nuestra guerra".

Una "cruzada" o "guerra de liberación" cuyo carácter sangriento queda sepultado en el diccionario bajo una tonelada de circunloquios, perífrasis, rodeos, olvidos y silencios escandalosos de los historiadores. A la salvaje represión ocurrida en Almendralejo tras ser conquistada por los franquistas, por ejemplo, se la denomina "normalizar la vida ciudadana" (Paul Preston asegura en su último libro que hubo mil ajusticiamientos en la localidad). La descripción "normalizar la vida ciudadana" se encuentra en la reseña de José Martín Brocos sobre el teniente general del Ejército franquista Carlos Asensio Cabanillas.

Educación pagó la obra a cambio de "dar una versión ecuánime"

El Diccionario Biográfico Español ha recibido 5,8 millones de euros en subvenciones estatales. En el convenio firmado entre la Real Academia de la Historia y el Ministerio de Educación en 1999 se especifica claramente que la obra deberá "dar una versión ecuánime" de los personajes e incluir "los elogios y críticas que pudieran haber suscitado". Pero muchas de las entradas sobre figuras vinculadas al franquismo que ha ido publicando este periódico los últimos días, son panegíricos sin rigor científico alguno.

Es el caso de las mencionadas entradas sobre Joaquín Alonso Hernández y Santiago Alonso Sáenz. La del religioso, dado su tendencia a exagerar sus logros, podría pasar por un ejercicio de humor involuntario. Para empezar, Brocos afirma que Alonso creció en un "ambiente, sencillo, alegre y familiar" que le transformó en un niño "dócil, alegre, responsable y generoso".

Con esos mimbres no es extraño que Alonso, tras pasar por el seminario con el "corazón" lleno de "ilusión y gracia", se convirtiera en un adulto de "profunda sensibilidad humana".

Parte de los textos sobre franquistas son panegíricos sin rigor científico

El 27 de agosto de 1939 le nombran capellán de las Franciscanas del Zarzoso, en un ambiente rural y "edificante" que hace mella en el juicio del historiador: "Aquí, en contacto con la naturaleza, afianza Joaquín su confianza en la Providencia Divina, contemplando las aves del cielo y los lirios del campo".

En 1938 llega el citado "momento difícil" (por la "guerra de liberación que se vivía en España"), en el que Alonso comienza su nueva misión: capellán de la Prisión Provincial de Salamanca, cárcel en la que, según la Asociación Salamanca Memoria y Justicia, fueron fusilados más de un centenar de presos durante la guerra (al margen de los que murieron por otras causas).

Pero no esperen encontrar estas cifras en la entrada sobre el religioso español. Brocos prefiere narrar la presunta fascinación que los presos sentían hacia el sacerdote: "Logra con su oración y su ayuda la recuperación de muchos presos a una vida social y cristiana. Les atiende religiosa, moral y humanamente (...). Fue una gran amigo de los hombres caídos que siempre tuvieron en él una mano protectora y una luz para la esperanza".

Tras citar la muerte de Alonso en un accidente de tráfico en 1966, Brocos pierde definitivamente el norte de la objetividad: "Su personalidad humana era enorme: energía, sencillez, naturalidad, cariño, cumplidor de su deber, puntual, gran seguridad en sí mismo, intuitivo, observador, práctico, exigente consigo mismo y con los demás, cercano, afable, con afán de superación, clara inteligencia, rectitud y responsabilidad son algunos de los [sus] rasgos".

En ese estilo apologético se sitúa también la reseña del coronel Santiago Alonso, del que el historiador asegura que intervino "siempre brillante y heroicamente" en "más de cien hechos de armas".

Entre las muchas hazañas bélicas de Alonso glosadas por Brocos hay una especialmente disparatada cuya descripción deja, por los motivos más diversos, sin respiración. "El 10 de mayo de 1937, fuerzas internacionales con un ataque violento y por sorpresa logran poner pie en las líneas propias en la posición denominada El Picarón y avanzan sobre Casas de San Galindo [Guadalajara]. El comandante Santiago Alonso, al frente de su unidad, y al grito de ¡Viva Cristo Rey!', contraataca e influye notablemente para cambiar rápidamente el curso del combate, expulsar al Ejército rojo de las posiciones en que había puesto pie, restablecer íntegramente la línea, recuperar el material perdido y apoderarse del material de una Compañía de Ametralladoras, más de doscientos fusiles, quedando en el terreno más de un centenar de cadáveres enemigos".

En efecto, el historiador transita por un camino que le acerca más a cierto tipo de novela española de los años cuarenta que a un estudio histórico riguroso subvencionado con dinero público. 

"El 7 de noviembre de 1938 comienza la nueva misión, en ese momento difícil por la guerra de liberación que se vivía en España, de capellán de la Prisión Provincial"

Reseña sobre el religioso Joaquín Alonso

"Tras el alzamiento nacional, consciente del sentido de verdadera cruzada que adquiriría nuestra guerra comenzó la campaña mandando el Tercio de Valvanera en cuyo frente intervino siempre brillante y heroicamente en más de cien hechos de armas..."

Sobre el coronel Santiago Alonso

"El comandante Santiago Alonso, al frente de su unidad, y al grito de ‘¡Viva Cristo Rey!', contraataca e influye notablemente para cambiar rápidamente el curso del combate, expulsar al Ejército rojo de las posiciones en que había puesto pie, restablecer íntegramente la línea..."

Hazaña del coronel Alonso