Publicado: 27.03.2014 19:17 |Actualizado: 27.03.2014 19:17

Un Museo Arqueológico Nacional "renovado, didáctico y familiar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Museo Arqueológico Nacional se ha modernizado para ofrecer un recorrido didáctico y ameno por la historia de España, desde la milenaria dama de Elche a los Reyes Católicos, pasando por tesoros como el de Guarrazar o una colección única en el mundo de vasos cerámicos de la Grecia clásica.

El decimonónico edificio del Museo Arqueológico Nacional (MAN), fundado en 1867 por Isabel II, se ha renovado por dentro y por fuera con un nuevo proyecto museístico y de restauración de piezas.

Ahora, el visitante puede verse atrapado por la belleza de sus objetos, pero también por los sonidos, como el de la piedra que chocaba con otra para fabricar un sílex, en el principio de los tiempos. Este es uno de los audiovisuales con los que arranca el viaje, por la Prehistoria. El director del museo, Andrés Carretero, ha destacado la voluntad de dotar a la colección del museo (13.000 objetos) de un "alto contenido didáctico".

De esa manera, se pretende que el visitante recorra sus salas con la "sensación placentera de pasear y sentir el peso de la historia", ha señalado dicho Carretero, durante la presentación del museo tras su restauración.

En las vitrinas, con carteles para quien desee información más exhaustiva de cada pieza además de la general que abre cada una de las 40 salas, se ha optado por una diáfana selección de piezas, como la que muestra el recorrido del trabajo en bronce desde el 2.600 a.C. al Bronce Final, en trono al siglo X.

Una presentación "atractiva y sintética", según la subdirectora del MAN, Carmen Marcos

Una presentación "atractiva y sintética", explica la subdirectora del MAN, Carmen Marcos, durante un recorrido por el museo en el que enseguida el visitante se topa con tesoros como la Espada de Guadalajara, una de las piezas más destacadas de la Prehistoria, que enseguida da paso a un póquer de damas de la sala anexa.

La Dama de Elche se muestra en la primera planta del MAN en una amplia urna de cristal sobre un gran tapiz liso de tono cobrizo, "que cuadra bien con el color de la cerámica de la época", ha explicado Marcos sobre la emblemática pieza de piedra caliza, datada entre los siglos V-IV a.C.

En torno a esta dama de facciones perfectas, cuya oquedad en la espalda ha dado pie a diversas teorías sobre su utilización para ofrendas o como urna funeraria, explica la experta, se sitúan las damas de Galera, Ibiza y Baza, esta última representación de una aristócrata de la ciudad de Basti (Baza, Granada) del siglo IV a. C.

Y piezas "casi picassianas" como las de los Toros de Costitx (Mallorca), del siglo V-III a.C y que llaman poderosamente la atención por la calidad de su fundido en bronce.

Las piezas en piedra, oro y bronce de los pueblos fenicios, cartagineses, tartésicos, célticos e íberos llegan hasta la Hispania romana, con esplendorosos mosaicos que fueron levantados del suelo original para ser limpiados y reinstalados a lo largo de los seis años que ha durado la rehabilitación del museo.

Entre los pocos elementos que no se han movido de su lugar original destacan los artesonados de las vecinas salas de la Edad Media y entre los que destaca La Cúpula de Torrijos, una techumbre octogonal bajo la que se dice que los Reyes Católicos firmaron sus capitulaciones.

El Tesoro de Guarrazar es uno de los conjuntos más destacados: oro, piedras preciosas, perlas, nácar...

Cerca de ella puede verse el Tesoro de Guarrazar (Toledo), uno de los conjuntos más destacados de la colección, apunta Martos, y que está compuesta con oro, piedras preciosas, perlas, nácar, vidrios artificiales y cristal de roca del siglo VII.

El recorrido histórico por España se cierra con la Edad Moderna, que incluye todo tipo de obras de arte en madera, piedra, mármol y bronce, además de objetos e instrumentos científicos como un raro ábaco neperiano de marfil y maderas finas.

El Museo Arqueológico, ubicado en las traseras de la Biblioteca Nacional quiere abrirse al turismo internacional, y para ello ha puesto en valor su colección de la Grecia clásica, en especial de vasos cerámicos, que abarcan desde el período micénico a la época helenística (siglos XVI a III a.C.), una de las mejores colecciones de este tipo existente en Europa.

El salto del Museo, cuya entrada cuesta 3 euros, al "siglo XXI" incluye también el proyecto de abrir sus puertas a un público familiar, que sin duda se verá atraído por la cultura egipcia con sus momias y sarcófagos.

También el ala destinada a numismática, con 300.000 piezas que van del siglo VI a.C. al XXI y en la que se explica a los más pequeños "la diferencia entre moneda y dinero", concluye Martos.

La reforma del MAN, con un presupuesto de 65 millones de euros, ha llevado a su total accesibilidad para personas discapacitadas, y en su recorrido cuenta con numerosos puntos táctiles y bucles de inducción magnética, para personas con problemas auditivos.