Publicado: 28.04.2015 22:23 |Actualizado: 29.04.2015 11:06

"La gente ya no se cree los cuentos chinos de las eléctricas"

Empresas y familias españolas pagan más en sus facturas de la luz que el resto de los europeos, mientras los datos sobre pobreza energética no paran de crecer con la crisis.

Publicidad
Media: 4.39
Votos: 18
Comentarios:
Rosa Martínez, Jorge Fabra, Cote Romero, José Vicente Barcia, Jorge Morales y Rodrigo Moretón en la sede de ECOoo/ A.I

Rosa Martínez, Jorge Fabra, Cote Romero, José Vicente Barcia, Jorge Morales y Rodrigo Moretón en la sede de ECOoo/ A.I

MADRID.- Para muchas personas pagar la calefacción o el aire acondicionado es un lujo. Así es la pobreza energética, un tema cada vez más preocupante en nuestro país y sobre el que han debatido esta tarde Jorge Morales, Cote Romero, Jorge Fabra, Rodrigo Moretón, Rosa Martínez y José Vicente Barcia, en la sede de la plataforma por un modelo eléctrico Ecooo, en el madrileño barrio de Lavapiés, organizado por Espacio Público.

"La pobreza tiene nombre y apellidos", comenzaba diciendo Barcia como moderador de la charla. Cada vez son más los españoles que sufren pobreza energética: 4 millones de personas se declaraban incapaces de mantener su vivienda a una temperatura adecuada durante el invierno en 2012.

"Ya nadie se cree los cuentos chinos de las eléctricas" explicaba por su parte Jorge Morales, ingeniero y empresario defensor de un nuevo modelo energético. "Deberíamos plantear un nuevo modelo que tuviera en cuenta una definición personalizada, para que cada caso o familia pagara lo que le correspondiera sin seguir normas absurdas, y habría que definir quién está pagando esta pobreza energética", criticaba Morales. Según el ingeniero, "las empresas no están pagando el bono social, sino todos los ciudadanos en las desmedidas facturas".



"La pobreza energética es una situación insostenible e invisible", señalaba Rosa Martínez, coportavoz de Equo, ecologista y ecofeminista. "Es muy difícil cuantificar cuánta gente da de comer a sus hijos latas en lugar de cocinar o hacen que hagan los deberes en la biblioteca porque en su casa no tienen luz", incidía.

Para la ecologista, existe una "clara falta de voluntad política por solucionar este problema, que cada vez afecta a más españoles". "Hay soluciones técnicas y tecnológicas suficientes como para hacer frente a la pobreza energética, empezando por construir o rehabilitar los edificios que no sean ecoeficientes", explicaba.

"Las rentas medias de nuestro país pagan un 26% más que la media de los europeos" citó Fabra.

"No es normal que las empresas paguen menos que las familias" incidía Jorge Fabra, economista y referente en el ámbito de la regulación eléctrica. Fabra recuerda que según los datos de Eurostat del año 2013, todos los sectores españoles, desde el segmento industrial hasta el doméstico pagan más por sus facturas que el resto de la Unión Europea. "Por ejemplo, las rentas medias de nuestro país pagan un 26% más que la media de los europeos", citó.

A lo que se sumaba Cote Romero, directora de Ecooo: "La pobreza energética genera exclusión social y puede provocar hasta la muerte”. "La Organización Mundial de la Salud ha sacado un informe sobre cómo el 30% de las muertes en invierno es por no tener en el hogar la temperatura adecuada", apuntaba.

La energía solar fotovoltaica podría ser algo "peligroso o un enemigo" para las grandes compañías, señalaba Moretón.

"El problema energético ha empezado a tener importancia y peso en la sociedad por la actual coyuntura política y de crisis que estamos viviendo", decía por otro lado Rodrigo Moretón, investigador en el Instituto de Energía Solar y miembro del Círculo de Economía, Energía y Ecología de Podemos (3E).

"Es un modelo social, medioambiental y económicamente insostenible", señalaba. Según Moretón, la energía solar fotovoltaica podría ser algo "peligroso o un enemigo" para las grandes compañías, pues se trata de un medio que da independencia y autonomía a los ciudadanos".

Para finalizar, José Vicente Barcia puso sobre la mesa una pregunta: "¿Nacionalización sí o no?". Para lo que todos los miembros de la mesa se pusieron de acuerdo: "No es necesario siempre y cuando las grandes compañías cumplan y respeten los derechos de los ciudadanos, cosa que actualmente no hacen", concluyeron.