Publicado: 01.07.2015 21:58 |Actualizado: 02.07.2015 10:46

Los magnates griegos esconden en Suiza unos 80.000 millones de euros

Varoufakis critica al Gobierno suizo por proteger a los evasores fiscales griegos. Los expertos calculan que dos tercios de esta cantidad es dinero negro

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Un hombre ondea una bandera griega frente al Parlamento del país heleno. - REUTERS

Un hombre ondea una bandera griega frente al Parlamento del país heleno. - REUTERS

ATENAS.- Parte de la solución de los problemas de liquidez por los que está pasando Grecia podría estar en Suiza. El ministro heleno de Finanzas, Yanis Varoufakis, criticó recientemente al país helvético por proporcionar información limitada sobre los evasores fiscales griegos.

"A veces nos enteremos de que hay gente que saca dinero de Grecia, pero no sabemos en qué ciudad o en qué banco de Suiza se encuentra. En realidad sabemos muy poco como para ser capaces de localizar el dinero negro", declaró Varoufakis en una entrevista con la emisora suiza SRF.

El responsable griego no supo decir la cifra exacta del dinero que los bancos suizos ocultan de los evasores griegos, alegando que una búsqueda tal supondría casi una "excavación arqueológica". Sin embargo, los expertos estiman que Suiza esconde unos 80.000 millones de euros procedentes de Grecia, de los que dos tercios sería dinero negro.



La búsqueda por parte del Ejecutivo de Syriza de dinero negro en Suiza viene de lejos. El pasado mes de abril, Varoufakis anunció un acuerdo con Suiza para intercambiar información sobre los depósitos de ciudadanos helenos en entidades suizas. El Gobierno heleno se queja de que sus colegas helvéticos no han cumplido con su parte.

Suiza se comprometió a obligar a todos los bancos a que envíen a sus clientes griegos una carta en las que les informen de una oferta de amnistía fiscal de las autoridades griegas. Dicha propuesta consiste en ofrecer a los ciudadanos helenos que tengan depósitos ocultos en el extranjero la posibilidad de declararlos de forma voluntaria a Hacienda. 

La norma prevé que los ciudadanos griegos que se acojan a esta medida paguen un impuesto de entre el 15% y el 20% sobre los fondos que declaren, a cambio de quedar exentos de pagar una sanción.  A los que no se acojan voluntariamente a la amnistía y sean descubiertos se les aplicaría un gravamen del 46% y una multa.

El primer ministro, Alexis Tsipras, cifró recientemente en 2.000 millones de euros los activos griegos no declarados en todo el mundo, de los que el Gobierno espera recuperar 800 millones.