Público
Público

Aguirre saca pecho por la privatización de hospitales

Abre el noveno centro sanitario de Madrid gestionado por una empresa

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Esperanza Aguirre alardeó ayer en Torrejón de Ardoz, donde inauguró un nuevo centro de titularidad pública, pero gestión privada, de ser la dirigente que más hospitales ha abierto, un hecho que 'no tiene parangón' y que 'ni siquiera Alemania' ha llevado a cabo. 'Este proyecto es el resultado de haber situado la sanidad en un lugar prioritario', aseguró la presidenta.

Con la puesta en marcha de este hospital, que abre hoy sus puertas a los pacientes, el Gobierno madrileño ha inaugurado en los últimos cuatro años nueve hospitales que ponen en cuestión eltradicional modelo público de gestión sanitaria.

Aguirre destacó el carácter 'universal y absolutamente gratuito' de estos centros. Incluso echó mano de sus mejores armas de mercadotecnia al destacar la 'luminosidad' de las 250 habitaciones, con 'un baño muy bueno y cama para acompañante'. Las instalaciones tienen 'todo lo que se puede soñar en la mejor infraestructura sanitaria privada', aseguró.

En efecto, el ciudadano no deberá pagar directamente por ser atendido, pero indirectamente, le saldrá más caro. Al ceder la construcción a una empresa, la Comunidad de Madrid no ha tenido que pagar la millonaria suma que cuesta construir y equipar un hospital, pero a la larga, pagará con creces su coste.

Por el Hospital de Torrejón, como por el de los otros ocho que también están gestionados por empresas, Madrid paga una especie de mensualidad que se alarga una media de 30 años. La empresa cobra intereses. Al fin de este periodo, Madrid habrá desembolsado más dinero que si hubiera afrontado la inversión desde el principio. Al menos así lo demuestran varios estudios realizados en Reino Unido, país pionero en poner en marcha a principios de la década de 1990 este modelo de gestión, conocido como PFI (iniciativa de financiación privada, por su siglas en inglés).

En el Hospital de Torrejón la participación privada supera la construcción y gestión de las instalaciones (modelo PFI). El consorcio de empresas que han construido el centro también gestionarán a su personal sanitario, como ya pasa en el Hospital de Valdemoro, inaugurado en 2007.

La Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad (CAS) recordó ayer que, en esta situación, empeoran las condiciones de trabajo de los sanitarios. La empresa quiere beneficios, insisten. CAS denuncia la situación con el ejemplo de los trabajadores de los servicios de gestión privada del Hospital del Tajo (Aranjuez). Los profesionales denuncian que no cobran la nocturnidad, que menales azan con despedirles si no hacen horas extras e incluso les coaccionan para que no se unan en sindicatos.

En el caso del Hospital de Torrejón aún se debe dar otra vuelta de rosca: la empresa también gestionará el centro de especialidades vinculado al hospital. El centro, que ya funciona, será remodelado y sus trabajadores volverán al hospital de Alcalá de Henares, donde tienen su plaza. Así, el de Torrejón es el hospital público madrileño donde está más presente la empresa privada (Fomento de Construcciones y Contratas, Concessia, Asisa y Ribera Salud). Este último grupo de empresas fue el impulsor de la gestión privada de la sanidad pública en España, cuando en 1999, la Generalitat Valenciana le encargó la construcción y gestión de un hospital en Alzira (Valencia). El hospital, llamado de La Ribera, por estar en la capital de dicha comarca, ha dado nombre al modelo de gestión privada más invasivo. El grupo Ribera Salud no sólo gestiona la infraestructura y personal del hospital, también toda su área sanitaria, incluida la atención primaria.

Aguirre aún tiene queinaugurar en los próximos meses otros dos hospitales que seguirán el modelo del de Torrejón: el de Móstoles y el de Collado Villalba.

La reciente creación del área sanitaria única, con la posibilidad de que el paciente elija en qué centro quiere ser atendido, reforzará a los hospitales de gestión privada. Sindicatos y asociaciones de profesionales llevan meses denunciando que Aguirre potenciará estos centros para que sean más apetecibles ante los ciudadanos, en detrimento de los hospitales 100% públicos.

La Asociación en defensa de la Sanidad Pública destacó ayer que en los presupuestos de 2011 se ha reducido un 8,9% el presupuesto de los hospitales públicos. Al contrario, se ha incrementado en los centros de gestión privada en un 32%.