Publicado: 10.08.2011 14:26 |Actualizado: 10.08.2011 14:26

El arzobispo de Toledo llama 'paletos' a los críticos con la visita papal

El prelado se dice indignado ante las críticas que recibe la organización de la Jornada Mundial de la Juventud

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, ha advertido hoy de que "estamos haciendo el ridículo mundial" con las críticas que está recibiendo la organización de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y ha abogado por que "no seamos paletos".

A preguntas de los periodistas sobre estas críticas, Rodríguez ha dicho que ha estado en bastantes eventos de este tipo en todas las partes del mundo y en ninguna parte ha visto lo que está pasando en España.

Ha asegurado que no es verdad que la financiación de la JMJ sea pública, pero ha matizado que en el caso que lo fuera, "hay que decir que los católicos, que pagamos impuestos igual que todos los demás, somos inmensa mayoría en España".

Rodríguez ha lamentado que cuando hay toda una serie de problemas de paro y muchas familias que no tienen ningún recurso "parece que eso lo tiene que arreglar el papa no viniendo a la Jornada Mundial de la Juventud o queriendo de algún modo decirle al papa que él es el culpable de todas las cosas que suceden en España".

"Por qué van a tener más razón los librepensadores que otros"

En este sentido, ha sentenciado: "Que a uno no le guste la Jornada Mundial ni le guste el Papa, pues muy bien, pero no insulte usted y no diga cosas que no son verdad".

Según el arzobispo primado "lo que no se puede es, porque no se esté de acuerdo con la forma en la que se han organizado las Jornadas Mundiales, deducir que todos los problemas se resolverían si no se abrieran los colegios a los miles de jóvenes que van a venir de todo el mundo".

"Que a uno no le guste la Jornada Mundial ni le guste el Papa, pues muy bien, pero no insulte usted"

"Eso es tan absolutamente desmesurado, tan realmente ridículo, que yo no puedo estar si no en el fondo indignado", ha indicado.

Sobre los ateos, ha sentenciado: "Por qué van a tener más razón los librepensadores, los ateos, los de las alternativas laicas que otros", se ha preguntado, a la vez que ha recordado que "estamos en un país libre y tenemos todos que cumplir una Constitución y no creo que nos hayamos salido de ella".

Asimismo, ha precisado que otros "tampoco han pedido permisos para hacer toda una serie de cosas que a los demás nos pueden molestar y sin embargo lo aceptamos como cosas normales de una vida social, donde todos estamos intentando resolver los problemas".

En este contexto, se ha mostrado partidario de "dialogar sobre una base real" y ha puntualizad que los obispos "no somos toda la Iglesia y lo que hay detrás o delante es una realidad muy profunda, con fallos, con pecados -quién no los tiene-, pero que ha dado muestras de una solidaridad que ya me gustaría a mí que muchos de los que van a protestar ese día lo fueran".