Público
Público

Aznar: "España necesita un cambio de relación con la verdad"

José María Aznar ha asegurado que "las mayorías democráticas no eligen la verdad, eligen gobiernos" y que "el nuevo tiempo político en España debe estar basado en un cambio de relación con

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, aseguró este martes que España se encuentra 'a punto de cerrar un doloroso aprendizaje para distinguir la verdad de la mentira', al tiempo que precisó que hay que saber que 'la verdad no es producto de la libertad'.

El presidente de FAES hizo estas declaraciones durante la conferencia de inauguración de la Escuela de Verano de la Universidad Católica de Ávila, que llevaba por título Verdad y Medios de comunicación. El conservador abogó por la necesidad de acabar con la idea de que 'a través de los procesos electorales democráticos se elige la verdad', ya que 'no hay verdades más allá de lo que a uno le venga en gana, que son puras apetencias'.

Aznar, bajo cuya presidencia se condenó por ver primera vez a RTVE por manipulación, añadió que 'en España se oye la ridícula pretensión de que la verdad no nos hace libres, sino que la libertad nos hace verdaderos', y en una sociedad en la que falta sentido de la realidad, 'lo previsible es que no sucedan cosas buenas'. 'La verdad no se vota ni se inventa, se descubre y se comunica', señaló el ex presidente. Afirmó que 'no se puede exigir a unos hechos y a otros utopías', pues 'la política es incompatible con el desistimiento de la búsqueda de la verdad'.

En su discurso señaló que si 'todas las opiniones tienen la misma legitimidad, el periodismo y la buena política no tienen razón de ser', ya que en esta situación 'se confunde el respeto a la personas con el respeto a la verdad'. Por eso 'el nuevo tiempo político en España, que debe comenzar cuanto antes, debe estar basado en un cambio de relación con la verdad', que abogue por 'el respeto, no la ocultación y menos aún la negación'.

Por otro lado, Aznar refirió a una crisis de valores que 'afecta sobre todo a los jóvenes, que no se preocupan por la cultura y que no cuentan con el ejemplo de nadie', lo que implica que cada generación 'debe partir de cero'.

Según el conservador, en la actualidad parece ser que lo bueno es no preocuparse por las consecuencias de los actos y que nadie ponga límites 'a nada que no sea la voluntad aquí y ahora' es decir, se propugna 'la idea de que las cosas sean lo que quieran que sean', cuando esto implica ir contra el proceso educativo auténtico.