Público
Público

Cherkaoui identifica a los saharauis con terroristas

Dice que "milicias armadas" cometieron crímenes como los de Al Qaeda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Interior marroquí, Taïb Cherkaoui, convocó ayer a los medios de comunicación españoles para acusarlos de manipular a la opinión pública española. La cita se produjo tras su encuentro con el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, y Cherkaoui aprovechó para trasladar varios mensajes. Uno de ellos, que la violencia en el Sáhara ocupado fue ejercida por 'milicias armadas', cuyo comportamiento 'recuerda a los crímenes perpetrados por Al Quaeda en el Sahel y en otras regiones', y es algo 'ajeno' a la cultura marroquí. También señaló que el desmantelamiento del campamento Gdeim Izik fue una 'intervención completamente pacífica'. Es más, añadió que 'no hubo ni un solo disparo'.

En la residencia del embajador marroquí en Madrid, Cherkaoui utilizó para respaldar su versión de los hechos el vídeo que un día antes había mostrado a los periodistas en Marruecos. En él, se ve a miembros de las fuerzas de seguridad marroquíes desarmados.

El ministro afirma que el campamento se desmanteló 'sin un solo disparo'

Y también, insistía el ministro, las imágenes mostraban a 'milicias armadas' que portaban palos, 'armas blancas' y 'bombonas de butano para explosionarlas' para atacar a los policías marroquíes. Estos últimos, subrayó Cherkaoui, utilizaron 'métodos pacíficos' tanto en el Campamento Dignidad como en la ciudad de El Aaiún (Sáhara Occidental), donde las milicias 'trasladaron el conflicto' una vez desmantelado Gdeim Izik.

El ministro aprovechó este encuentro para cargar contra los medios españoles. Según dijo, algunos 'utilizaron de forma intencionada una imagen con el fin de manipular a la opinión pública española'. Cherkaoui se refería al uso de una foto de un ataque en Gaza de 2006 . Un error por el que los medios pidieron disculpas.

Para el ministro, fueron 'publicadas de manera interesada, sin respetar la deontología profesional', con el objetivo de 'denigrar a Marruecos'. En su opinión, esta actitud 'abre paso al odio y al racismo', y hace un 'flaco favor' a las relaciones entre los dos países vecinos.