Público
Público

Feligreses vascos se movilizan contra Rouco y Munilla

Denuncian un intento de sus "jerarcas" para "acallar voces" y "aniquilar al diferente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El distanciamiento de feligreses vascos con la jerarquía eclesiástica de Euskadi y la Conferencia Episcopal de Rouco Varela sigue in crescendo. Primero hubo un malestar más o menos contenido por nombramientos de prelados al margen del proceso tradicional. Después se hicieron públicas cartas de protesta. Y, finalmente, ayer hubo una concentración en la calle, a las puertas de la catedral de Bilbao.

Alrededor de 200 personas participaron en esta primera protesta pública para denunciar tanto la involución que vive la Iglesia participativa en Euskadi como los intentos de censura bajo el mandato de los obispos avalados por Rouco Varela. De hecho, el detonante final de esta inusual protesta de feligreses ha sido un artículo hecho público en junio por un franciscano, Joxe Arregi, con el título Pido la palabra.

En el texto, Arregi denunciaba un intento del obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, de desterrarlo a América para tratar así de acallarlo. Este episodio llevó finalmente ayer a feligreses de distintas parroquias a echarse a la calle en apoyo al franciscano, con una pancarta azul con el lema Yo también pido la palabra. Antes de la lectura de un comunicado muy crítico con la jerarquía eclesiástica, un cristiano de base quiso subrayar 'el compromiso' de los allí concentrados con la 'construcción de la Iglesia de Jesús'.

El texto, titulado Recuperar la palabra y leído en euskera y español, es en sí una denuncia contra la censura de la jerarquía eclesial sobre algunos de sus 'pastores'. Critica que 'la palabra comienza a ser prohibida' y que hay una 'estrategia incuestionada por aniquilar al diferente' por parte de 'nuestros jerarcas': 'Creemos que es la hora de recuperar la palabra para reivindicar que no haya más mordazas en nombre de la comunión, y para denunciar estructuras injustas y procedimientos oscuros y prepotentes'.

El escrito se hacía eco, además del caso de Arregi, de la retirada de las librerías eclesiásticas de un libro del teólogo José Antonio Pagola, Jesús, aproximación histórica.