Público
Público

IU federal reitera que "no hay un plan B" para Extremadura

Insiste en que al final se logrará apoyar a Fernández Vara // La cúpula regional quiere "avanzar" hacia su decisión final este fin de semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

“Esto ya no se puede aguantar mucho más”. La convicción en lo alto de la cúpula de Izquierda Unida Extremadura de que hay que poner pronto punto final a la incertidumbre de quién gobernará la Junta se va consolidando. Este lunes, en rueda de prensa en Mérida, el coordinador regional, Pedro Escobar, ya dio como “bastante probable” que este fin de semana se pueda conocer la postura definitiva de los órganos de dirección. Ayer martes, la tesis seguía viva, confirmaron a este diario fuentes de la ejecutiva autonómica. A la presión del aparato federal de IU se sumó la del PSOE regional quien, por boca de su portavoz, María Ascensión Murillo, pidió que la investidura del presidente se produzca “cuanto antes mejor”, sin que se agote el plazo máximo, el 21 de julio.

La dirección federal aún no se quiere situar en el peor de sus escenarios, un Gobierno del PP. “No hay plan B. Soy optimista y las cosas saldrán bien”, insistía ayer Miguel Reneses, secretario de Organización y número dos de Cayo Lara, en declaraciones a Público.

Esta semana se cerrará la Mesa de la Asamblea; IU busca una secretaría

Por el momento, para el sábado, 18 de junio, está fijada ya la Presidencia Ejecutiva Regional, formada por 16 miembros. En ella se pretende, según consta en la comunicación oficial, “avanzar en la decisión final” sobre a quién apoyará IU para ocupar la Junta, o el socialista Guillermo Fernández Vara, o el conservador José Antonio Monago. La Presidencia discutirá la convocatoria, con “la mayor brevedad posible”, del Consejo Político Regional, el máximo órgano de IU Extremadura, integrado por 52 dirigentes y encargado de sancionar la posición definitiva.

El entorno de Escobar trabaja estos días con la posibilidad de que ese Consejo se celebre al día siguiente, 19 de junio. El mismo coordinador confirmó sus intenciones en una entrevista con la agencia Efe. “Seguramente tengo yo más ganas de salir de esta indecisión” que el candidato del PP, aseguró, a quien le pueden las 'prisas'.

El cierre del debate interno vendría facilitado por la culminación, este viernes, de la consulta a las 120 asambleas locales. Ese día se pronunciará la agrupación de Cáceres. Con el escrutinio en la mano –hasta ahora sólo ha trascendido que la votación está igualada, aunque se inclina por un Gobierno del PP–, permitirá a Escobar y su equipo fijar su opinión, por primera vez, ante los órganos de dirección.

Escobar reconoce estar hecho 'un verdadero lío' por el dilema del Ejecutivo

Lo que sí parece más seguro es que el fin de semana se apruebe la composición de la Mesa de la Asamblea, que se constituirá el 21 de junio. IU busca no la presidencia, sino una de las dos secretarías. También quiere “poner la política encima de la mesa”. Es decir, comenzar a hablar de las condiciones concretas de negociación con PSOE y PP.

Deshacer el enredo de la Junta extremeña está siendo tremendamente trabajoso. Escobar reconoció ayer que está hecho “un verdadero lío”. En su deseo de guardar el equilibrio, reprochó a Monago que exhiba sus “muchas ganas de mandar” y al PSOE, su “amor repentino” hacia IU, “absolutamente interesado”. “Motivos para la confianza en los socialistas”, dijo, “no hay muchos”.

Escobar admitió ayer que, si opta por otorgar el Ejecutivo al PP, tendría que “dar muchas explicaciones en Madrid y luego Madrid tendrá la patata caliente”. O sea, que generaría un tsunami de proporciones incalculables en IU, ya que Cayo Lara ha repetido hasta la saciedad que “ni por activa ni por pasiva” se dejará gobernar a los conservadores y que los acuerdos federales, ineludiblemente, han de cumplirse.

“Si tanto interés tiene Madrid en que salga sí o sí la opción de investir a Vara, que venga a Extremadura a fajarse con las asambleas locales”, lamentaba un cuadro autonómico. Eso, que la dirección federal acudiera a la zona para “convencer” a las bases de que la mejor alternativa para IU es conceder la Junta al PSOE, fue un acuerdo de la ejecutiva del 30 de mayo. Pero, salvo la asistencia a una reunión de la Presidencia Regional esa semana (el 3 de junio), no ha habido más desembarco de dirigentes. “Formalmente, no ha sido necesario que fuéramos. Pero saben que nos tienen si quieren”, explicó Reneses a este diario.


Comida en Madrid // La ejecutiva de Cayo Lara ha hecho, mientras, movimientos discretos. El jueves 2 de junio, según confirmó Público, almorzaron en Madrid dos delegaciones de las direcciones federales de PSOE e IU.

Tres y tres //Por los socialistas, acudieron Gaspar Zarrías, secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica; Antonio Hernando (Política Municipal y Ciudades) y Pilar Alegría (adjunta a Organización). Por IU, Miguel Reneses (Organización), Joan Josep Nuet (Grupos Parlamentarios) y José Luis Centella (Acción Política). Por parte de la federación no asistieron, por tanto, las responsables de Política Institucional y Municipal, Montse Muñoz y Encarna Páez (ambas de IU Abierta, la familia política de Gaspar Llamazares), lo que generó suspicacias e incomodidad en el seno de la cúpula federal. Los gasparistas ya se han quejado ante el núcleo duro de Lara en más ocasiones de que se les excluya de las reuniones con otras fuerzas o colectivos

Encuentro 'cordial' // La reunión fue “cordial”, según relataron varios asistentes a la cita. Además de analizar los resultados del 22-M, ambas direcciones acordaron “ayudar” a sus respectivas cúpulas regionales a “que las cosas salieran bien”, a que fuera posible la investidura de Vara. “Cada parte se comprometió a hacer un esfuerzo para que el acuerdo fuera factible”, reprodujeron fuentes de IU.

Reproches al PSOE // La dirección de Lara repitió su posición de no dejar gobernar al PP. “Por eso, es incomprensible que el PSOE agitara el fantasma de la pinza” un día antes de la constitución de los ayuntamientos, analizaba un dirigente que cargaba las culpas en Alfredo Pérez Rubalcaba, como también lo hizo Lara el lunes.