Público
Público

El juego está hecho, ya no va más

La apuesta del presidente es el ajuste

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pepe Bono lleva años tomando notas con vistas a publicar sus memorias en el momento de abandonar la actividad política. Uno de los episodios que sin duda atraerán el interés será su relato de lo que fue el primer acto de Zapatero tras asumir el Gobierno después de las elecciones del 14 de marzo de 2004: el detalle de los contactos previos con distintos personajes para establecer puentes con el entonces ministro de Defensa norteamericano, Donald Rumsfeld, y la operación misma de retirada de las topas españolas de Irak.

Pero a la luz de lo que está ocurriendo en el PSOE estos días, después de la victoria de Tomás Gómez sobre Trinidad Jiménez en Madrid, hay otro episodio que el cuaderno de notas de Bono puede ayudar a esclarecer: la génesis de la decisión de Zapatero sobre si repetir o no un tercer mandato. Pero será una aclaración retrospectiva. Porque cuando se publiquen esas memorias, el tema ya será historia.

Zapatero ha hecho su apuesta para salir de la crisis, no cabe marcha atrás

Bono dijo lo que pensaba y pensó lo que decía cuando en diciembre de 2007, después de acordar con Zapatero su regreso a la actividad a través de la Presidencia del Congreso si los socialistas volvían a ganar en 2008, señaló que el presidente del Gobierno no optaría a un tercer mandato.

Lo que apuntó públicamente se correspondía con la realidad. La realidad del ex ministro.

¿En qué se basaba? En sus múltiples conversaciones con Zapatero. Sus notas, según insinuó, registran una entrada en la que aparece su impresión después de un diálogo con el presidente. No le atribuye una frase precisa, con comillas. Pero sí está seguro de la idea o la intuición que le suscitaron las palabras del presidente.

Antes del diálogo que dio lugar a la intuición de Bono, este coqueteó con la propuesta y el esfuerzo de persuasión desplegado por Zapatero para que se presentase como candidato a la alcaldía de Madrid. Pero finalmente rechazó la oferta. Por tanto, es posible que Zapatero, al intentar reengancharle para la vuelta a la política, esta vez como presidente del Congreso durante su segundo mandato, pudo introducir el caramelo de la sucesión a fin de motivar a Bono.

Pero más allá de los planes personales de Zapatero en el pasado sobre un teórico tercer mandato, la realidad de la depresión económica, la caída de su popularidad y el 'revulsivo' para usar la expresión de Gómez, de las primarias de Madrid, han modificado drásticamente el tema de la candidatura del PSOE ante las elecciones generales de marzo de 2012. Una cuestión hasta cierto punto pacífica se ha convertido en un asunto más convulsivo.

Pero en lo esencial, lo que irrupciones como la de José María Barreda sobre el 'cambio de rumbo' so pena de una próxima catástrofe electoral en el proceso de elecciones autonómicas y municipales que se inaugura en Catalunya, o incluso sobre la necesidad de despejar el enigma de la candidatura de Zapatero, pasan por alto el asunto central: el Gobierno y el PSOE, utilizando una expresión de casino, ya han hecho 'su juego'. Ahora 'no va más'.

En roman paladino: el viraje hacia el programa de los mercados mediante el ajuste fiscal, la liquidación de cualquier vestigio de estímulo fiscal, la reforma laboral y el cambio de las pensiones es la 'apuesta' estratégica, de aquí a las generales pasando por lo que puede ser el calvario de las autonómicas que han hecho Zapatero y el PSOE. No va más.