Público
Público

Las lluvias en Euskadi dejan un muerto y miles de afectados

El Ayuntamiento de Donosti solicitará la declaración de la ciudad como zona catastrófica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El temporal de lluvia y viento que azotó el norte y el este de la península durante todo el fin de semana ha provocado graves consecuencias para los habitantes de Euskadi, una de las comunidades más afectadas, en la que varias regiones han registrado más de 300 litros por metro cuadrado.

En Irún (Gipuzkoa), el temporal se ha cobrado, además, una víctima mortal: un hombre de 76 años que desa-pareció el domingo pasado, arrastrado por una riada que le sorprendió mientras estaba trabajando en su huerta. La Ertzaintza encontró ayer su cadáver en una regata próxima al río Bidasoa.

Aunque el temporal comenzó ayer a remitir, las inundaciones provocadas por los desbordamientos de los ríos Urumea, Oria y Oiartzun, en la provincia de Gipuzkoa, afectaron a más de 2.400 personas sólo en Donosti. Casas, comercios y calles enteras quedaron asoladas por las ingentes cantidades de agua y lodo, sobre todo en los barrios de Txomin-Enea y Martutente. Un centenar de vecinos tuvieron que ser desalojados de sus casas y otra veintena tuvo que pasar la noche en un polideportivo de la ciudad.

Algunos afectados lamentaron ayer ante las cámaras de TVE que el Ayuntamiento no haya tomado medidas para evitar la catástrofe. 'Como van a construir aquí, no canalizan el río, no hacen nada y estamos todos los años con la misma historia', se quejaba una señora. Las autoridades vascas, sin embargo, apelaron a la 'compleja orografía' de la comunidad como principal causa de las riadas.

Varias zonas registraron más de 300 litros por metro cuadrado

Aunque aún se desconoce la cuantía exacta de las pérdidas materiales, el Ayuntamiento donostiarra anunció que pedirá la declaración de la ciudad como zona catastrófica. Según el alcalde de la ciudad, Juan Karlos Izagirre, estas han sido las peores inundaciones sufridas en la ciudad desde 1983. 'En veintitantos años no se han registrado acontecimientos como los del pasado domingo', aseguró el alcalde.

Aun así, Izagirre quiso tranquilizar a los donostiarras. 'Lo peor ya ha pasado', sentenció, haciendo alusión a la remisión del temporal.

También otras localidades de la provincia guipuzcoana contabilizaban ayer las pérdidas causadas por las inundaciones. 900 vecinos del barrio de Martutene (Donosti) y del municipio de Hernani que están abonados a Iberdrola permanecían ayer sin luz debido a los daños que las riadas provocaron en los distribuidores del suministro eléctrico.

En Barcelona, los vecinos desalojados pudieron regresar a sus casas

En Astiarraga, los locales comerciales fueron los más afectados, ya que el agua llegó a alcanzar en algunos de ellos hasta un metro de altura, informa Efe. Cientos de garajes particulares también quedaron anegados y el ambulatorio tuvo que permanecer cerrado durante toda la jornada. En Andoain, donde las autoridades cortaron la carretera que da acceso al valle de Leizarán por riesgo de desprendimientos, las zonas más inundadas fueron la calle Mayor y un polígono industrial.

Los cortes de carreteras, retenciones de tráfico y leves accidentes al volante se unieron también a las consecuencias del temporal.

Además, el consejero de Interior, Rodolfo Ares, mantuvo una reunión con representantes de la diputación de Gipuzkoa y de todos los municipios afectados para decidir si finalmente se declaraban zonas catastróficas. Al cierre de esta edición, aún se desconocía el resultado de la misma.

En Balears, las lluvias desbordaron dos torrentes en Mallorca y Menorca

Mientras que en el resto de Euskadi y en Navarra consiguieron restablecer la normalidad durante el día de ayer, en Illes Balears se vieron obligados a activar el nivel de emergencia. El temporal también dejó allí sus efectos: las lluvias desbordaron el torrente de Banyols, en Alaró (Mallorca), y el de Es Mercadal, en Menorca. La Agencia Estatal de Meteorología ha activado para hoy en esta comunidad autónoma el riesgo de precipitaciones abundantes.

En Catalunya, en cambio, los 14 vecinos que tuvieron que ser desalojados por la formación de un socavón de 20 metros en el barrio de la Teixonera pudieron regresar ayer a sus casas.