Publicado:  18.04.2011 08:30 | Actualizado:  18.04.2011 08:30

"Ojalá os maten a todos"

La Policía describe la agresión del periodista Enrique de Diego a dos agentes durante el asedio a la sede del PSOE

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando los miembros del Comité Federal del PSOE escuchaban a José Luis Rodríguez Zapatero anunciar que no repetirá como candidato en las próximas elecciones generales, aún no sabían que el 2 de abril les dejaría otra sorpresa, la de abandonar la sede de Ferraz escoltados por la Policía, soportando insultos y esquivando huevos. Fuera, 260 personas según el cálculo policial, les esperaban para expresar su indignación por una amalgama de causas soterradas por los insultos a los políticos y los enfrentamientos con la Policía.

Además, un agente se enfrenta a la denuncia presentada en los Juzgados de Plaza de Castilla por el periodista de Intereconomía Enrique de Diego, convocante de la concentración autorizada e instigador después de los disturbios. De Diego, que fue detenido, ha denunciado al policía por abuso de autoridad y denuncia falsa. Pero el acta policial, a la que ha tenido acceso Público, muestra una versión muy diferente y describe la agresión del periodista a dos policías.

El periodista, que fue detenido, ha denunciado en los Juzgados a un policía

A uno de los agentes, De Diego lo agarró "de la pechera y lo empujó contra las motos estacionadas en el lugar". Cuando otro policía acudió a socorrer a su compañero, De Diego lo cogió del cuello, provocándole "desgarramiento de tres botones de la camisa reglamentaria", según la nota interna. Dos informes médicos dicen que uno de los agentes sufrió "escoración en cuello"y heridas en cuarto y quinto dedo de la mano izquierda y que al otro le fue detectada "cervicalgia postraumática y escoriación en cara anterior del cuello".

Los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) tenían la orden de controlar la concentración convocada por la Asociación Plataforma de las Clases Medias, que lidera el periodista. En el acuerdo de la Delegación del Gobierno se especificaba que los asistentes ocuparían la confluencia de los números impares de la calle Buen Suceso con Ferraz "sin invadir la calzada de circulación de vehículos para no obstaculizar el tráfico rodado en la zona", lo que incumplieron insistentemente. Media hora antes del inicio de la protesta autorizada, 76 personas estaban ya en la zona. Según la Policía, portaban pancartas en las que se podía leer: "España se merece un Gobierno sin el mentiroso de Rubal-caba"; "Zapatero, cabrón y enbustero (sic)"; "Asesino" o "La guerra de los pobres nos hace más pobres".

Según la nota informativa, Enrique De Diego organizó la revuelta

A las doce y cuarto voló el primer huevo. Veinte minutos después comenzaron a invadir la calzada ante la preocupación de los agentes. La nota dice que los manifestantes eran, "en gran parte, de avanzada edad". Eso, según fuentes policiales, complicaba su actuación ante el temor de que el mínimo uso de la fuerza pudiera provocar lesiones en los alborotadores. Además, "la masa estaba muy exaltada" y los agentes se vieron obligados a pedir refuerzos, según se puede leer en la nota.

A la una de la tarde, medio centenar de personas, "dirigidas por el organizador" de la protesta intentaron entorpecer la salida de vehículos. Media hora después se consiguió retirar, "sin el uso de la fuerza", a los que invadían la calzada y habilitar un carril para posibilitar la salida de los coches oficiales. Testigos presenciales destacan la paciencia de los antidisturbios con los exaltados. Mientras, De Diego se dirigía a los manifestantes y los "animaba para que desbordasen el cordón policial, no logrando su objetivo", dice el informe.

A las dos de la tarde, un individuo gritó a los responsables socialistas que abandonaban Ferraz: "Ojalá os maten a todos, hijos de puta". Fue identificado por la Policía como Jaime R. F. , de 67 años. Diez minutos después se produjo la detención del periodista de Intereconomía. La nota describe cómo un policía se dirigió a una señora que lanzaba huevos y fue rodeado "en actitud exaltada y hostil" por un grupo de personas. Fue entonces cuando, según la Policía, De Diego agredió a los agentes. El periodista alega en su denuncia que no era una señora, sino una niñade 14 años a la que intentó defender, y presenta siete testigos que corroboran su versión de los hechos.

PUBLICIDAD

Comentarios