Público
Público

Rubalcaba será el interlocutor provisional de Rajoy en el PSOE

Zapatero consensuó los nombramientos en el Grupo Parlamentario Socialista con el candidato electoral, Chacón, Blanco e Iglesias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alfredo Pérez Rubalcaba será 'a todos los efectos' el interlocutor de Mariano Rajoy en el PSOE, según acordó ayer la Ejecutiva Federal con carácter provisional, hasta que los socialistas diluciden su nuevo liderazgo en el congreso convocado para la primera semana de febrero.

Así lo indicó el secretario de Organización y portavoz, Marcelino Iglesias, al informar de la decisión de proponer al que fue candidato en las elecciones del 20-N como presidente del Grupo Parlamentario Socialista, cargo con el que representará al PSOE en el debate de investidura de Mariano Rajoy para convertirse en presidente del Gobierno, previsto para el 20 de diciembre.

El nombramiento de Ru-balcaba, que debe ser ratificado mañana en la reunión constitutiva del Grupo Parlamentario Socialista, se aprobó 'de acuerdo con todos los miembros de la Ejecutiva', según la expresión utilizada por Iglesias.

José Luis Rodríguez Zapatero no acudió ayer a Ferraz, alegando una 'importante' y desconocida reunión en la Moncloa, pero el secretario general participó activamente durante el domingo en la cocina de los nombramientos en el Grupo Parlamentario Socialista, que llegaron a la Ejecutiva previamente consensuados con Rubalcaba y con la ministra Carme Chacón, los dos dirigentes que, por ahora, se perfilan como aspirantes a la Secretaría General, aunque ninguno se haya postulado todavía.

Caldera coordinará la ponencia que servirá de pauta para el 38º Congreso

En ausencia de Zapatero, la propuesta la presentó formalmente José Blanco, en su calidad de vicesecretario general, que participó también en ese proceso de equilibrios internos, junto con el secretario de Organización, Marcelino Iglesias.

El portavoz socialista evitó pisar el charco de si el nombramiento de Rubalcaba como presidente del grupo parlamentario puede favorecer o perjudicar sus aspiraciones sucesorias. 'Hasta este momento nadie ha manifestado la decisión de ser candidato y el conjunto de la dirección del partido va a actuar con absoluta neutralidad, pero Alfredo ha sido nuestro candidato y será, lógicamente, quien haga el debate de investidura', argumentó.

Rubalcaba, a través de su cuenta de Twitter, dijo sentirse 'orgulloso de representar a los siete millones de españoles' que les han votado cuando le corresponda dar la réplica a Mariano Rajoy en el Parlamento.

El PSOE subraya que no imitará la oposición de cuanto peor, mejor

La Ejecutiva aprobó también situar como portavoz en el Senado a Marcelino Iglesias, que pertenece a la Cámara Alta por designación del Parlamento de Aragón. Con esta propuesta se cubre la vacante dejada por el paso al Congreso de la anterior portavoz, Carmela Silva. Y, de paso, se soslayan los recelos que suscitaba la opción del castellanoleonés Óscar López, quien mantiene una buena relación con Chacón, pero fue colaborador directo de Rubalcaba en la campaña electoral. La paternidad de la elección de Iglesias se atribuye en algunas fuentes directamente a Zapatero y en otras, a Rubalcaba. En todo caso, contó también con el apoyo de Chacón y con la unanimidad de la Ejecutiva.

En el resto de los puestos de dirección del grupo parlamentario serán confirmados, también con carácter interino, los diputados y senadores que los ocuparon durante la pasada legislatura. Así, el diputado leonés José Antonio Alonso, de la máxima confianza del presidente del Gobierno en funciones, se mantendrá hasta febrero como portavoz y el vizcaíno Eduardo Madina seguirá como secretario general.

Marcelino Iglesias destacó que el PSOE ejercerá la oposición 'con una gran responsabilidad, teniendo en cuenta los intereses generales' del país 'y superando el cuanto peor, mejor' del Partido Popular. 'Nuestro enemigo estando en el Gobierno ha sido la crisis, y estando en la oposición nuestro enemigo será también la crisis', enfatizó el portavoz socialista.

Iglesias asume provisionalmente la portavocía en el Senado

La propuesta de los nombres para ocupar los cargos que correspondan al PSOE en las mesas del Congreso y del Senado quedó formalmente aplazada hasta una nueva reunión de la Ejecutiva Federal. No está previsto que eso ocurra hasta el día 12, víspera de la constitución del nuevo Parlamento, por lo que todo apunta a que esas designaciones se perfilarán en los próximos días dentro del propio grupo parlamentario.

Lo que sí hizo ayer también la Ejecutiva fue poner en marcha la elaboración de la ponencia que marcará la pauta para los debates del 38º Congreso. La coordinación de la parte general vuelve a recaer en Jesús Caldera, vicepresidente de la Fundación Ideas y coordinador el programa electoral. La parte orgánica ha quedado a cargo de Marcelino Iglesias.

El secretario de Organización destacó que el objetivo del 38º Congreso es 'el relanzamiento rápido' del proyecto socialista y que 'el núcleo fundamental' de la ponencia será el programa con el que el PSOE concurrió a las elecciones generales del 20-N. 'Es lo que han apoyado siete millones de ciudadanos', subrayó.

Caldera se propone 'profundizar' en 'un programa electoral que está hecho con la perspectiva de un proyecto'. En este sentido, sostiene que cada vez está calando más su planteamiento de que la reducción del gasto debe estar acompañada de una 'política de estímulos inteligentes' al crecimiento.

A su juicio, 'el proyecto está razonablemente definido', pero quiere hacer un planteamiento con el horizonte de una década y la perspectiva de que resultaba imprescindible 'cambiar la manera de producir, la manera de consumir y la manera de distribuir'. 'Ya sabemos todos que el crecimiento económico cuantitativo no basta', apostilla.

Una de las principales preocupaciones de Caldera es la idea de que si no se corrigen a tiempo las 'fracturas sociales' que está provocando la crisis , se convertirán en 'fallas que tardarán en cerrar mucho tiempo y con unos costes mucho mayores'.

Además se propone dedicar especial atención a la profundización en todo lo relacionado 'con la democracia y las libertades', una de las principales reivindicaciones ciudadanas que eclosionaron con el Movimiento 15-M.