Público
Público

Seis marchas indignadas se dirigen desde hoy a Madrid

El 15-M de Valencia intenta sin éxito acampar contra el gasto público en la Fórmula 1

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si no hay percances de última hora, seis serán las marchas de indignados que, a partir de hoy, recorrerán el territorio español en diferentes rutas con destino a una gran concentración del Movimiento 15-M en Madrid el próximo 23 de julio.

A la expedición valenciana, cuyos integrantes fueron los primeros en cargarse las mochilas al hombro y echarse a andar el pasado lunes, se unieron ayer los indignados de Santiago y Cádiz.

Indignados de A Coruña y Motril comenzarán a marchar hoy

Unos 40 jóvenes de la acampada de la capital gallega iniciaron la marcha en la Plaza del Obradoiro y prevén encontrarse con el resto de caminantes de las acampadas de la comunidad gallega el 3 de julio en Ponferrada. Llegarán a ese punto desde tres vías diferentes: por el norte las acampadas de A Coruña y Ferrol, por el sur las de Vigo, Ourense y Pontevedra y por el Camino Francés la de Santiago.

Integrantes del Movimiento de Barcelona, Motril (Granada) o un único indignado de A Coruña emprenderán hoy el camino hacia Madrid en etapas de alrededor de 20 kilómetros diarios. Además, está previsto que el próximo lunes comiencen a marchar los indignados de Vigo, Pontevedra y Ourense. Los de Logroño lo harán el tres de julio y a ellos se unirán otros llegados desde Pamplona, Burgos, Bilbao, Vitoria o San Sebastián.

Las diferentes expediciones se articulan a través de la página http://marchapopularindignada.wordpress.com, donde comparten información, anuncian sus necesidades básicas o hacen recomedaciones ante la ola de calor.

Los caminantes pretenden 'dar voz' a la gente de los pueblos

Según explicó Guzmán, portavoz de la marcha que partió de Valencia el lunes, el objetivo de estas iniciativas no es extender el ideario del Movimiento, sino 'dar voz a la gente de los pueblos, recoger sus opiniones para que sientan que también forman parte del 15-M'.

Pese a lo agotador de las jornadas, la marcha valenciana ha discurrido hasta el momento sin ningún contratiempo. Los indignados se levantan a las siete de la mañana y comienzan a caminar a eso de las ocho. En estas primeras etapas están recorriendo una media de diez kilómetros diarios con paradas en las poblaciones que se encuentran en el camino.

'Intentamos pasar por las avenidas principales de los pueblos. Nos acercamos a los bares, a los parques, a las terrazas... y hablamos con la gente para decirles quiénes somos y qué estamos haciendo. No nos gusta que nos miren como a bichos raros', explica Guzmán.

La Policía impide al 15-M de Valencia acampar en el Cabanyal

El grupo, integrado por 32 personas de entre 20 y 60 y entre los que hay parados, padres de familia y estudiantes, es acogido a su llegada por los vecinos de los diferentes municipios. Organizan asambleas y actividades reivindicativas y duermen al raso, en la mayoría de los casos, en instalaciones municipales cedidas por los diferentes consistorios. Hasta el momento, el único ayuntamiento que no les ha cedido algún edificio ha sido el de Benifaió.

En Valencia, la Policía evitó que ayer comenzara una acampada de protesta contra el gasto de dinero público que supone la celebración de la carrera de Fórmula 1 en Valencia. La concentración estaba convocada la asamblea del Movimiento 15-M que reúne a los indignados del distrito de los poblados marítimos, la zona en la que estos días se celebra el evento deportivo.

Estaba previsto que la acampada durara hasta el domingo y en la programación difundida por los indignados figuraban varios actos lúdicos y reivindicativos. Los organizadores aseguran que informaron a la Delegación del Gobierno de su intención de concentrarse en ese lugar, uno de los más degradados de Valencia, pero esta institución aseguró que la concentración 'no estaba legalmente comunicada'

El objetivo de la protesta era destacar el contraste entre 'los privilegios y el despilfarro de la Fórmula 1' y 'la degradación y el abandono del Cabanyal', el barrio marinero. Además, critican que durante los días de la carrera y las semanas previas el espacio público del puerto y sus alrededores estén reservados a participantes y espectadores.