Fotogalerías
Un angolano y un afgano, en un centro de acogida sueco para refugiados./Ferran Barber