Público
Público

Al menos 30 niñas mueren en el incendio de un centro de menores de Guatemala

El centro, donde residen víctimas de violencia machista, está siendo investigado por las denuncias de los internos de "malas condiciones y maltrato".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una menor es ingresada en la unidad de emergencias del hospital San Juan de Dios, en Ciudad de Guatemala (Guatemala), tras el incendio en un centro de menores de Guatemala. EFE/Danilo Ramirez

Un incendio en un centro de menores en Ciudad de Guatemala dejó este miércoles, al menos, 30 niñas muertas y 38 heridas. El fuego se produjo durante la mañana en el centro público de rehabilitación Hogar Seguro Virgen de la Asunción en San José Pinula, a unos 25 kilómetros al sureste de Ciudad de Guatemala, donde residen menores víctimas de violencia machista.

En la víspera, unos 60 menores se fugaron del centro por las "malas condiciones y maltrato" tras una revuelta interna, que dejó destrozos en las instalaciones y a una menor con lesiones. Según la prensa local, en el centro residen unos 540 menores, pese a que su capacidad es para 400.

El defensor de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), Abde Paredes, explicó a la prensa en los alrededores del Hogar Virgen de la Asunción, ubicado en el municipio capitalino de San José Pinula, que, según las primeras pesquisas, el fuego fue originado por ellas mismas en unos colchones. Supuestamente las menores heridas y fallecidas habrían elegido este miércoles, Día Internacional de la Mujer, para protestar por los abusos sexuales y físicos que sufren en el hogar.

Familiares retiran a menores del Hogar Virgen de la Asunción en Ciudad de Guatemala (Guatemala), tras el incendio que se registró hoy en un centro de menores de Guatemala, cuando las jóvenes intentaron protestar por los abusos sexuales y físicos que sufren. EFE/Esteban Biba

Familiares de los menores internados se agolparon en el lugar, donde los grupos de socorro trabajaban custodiados por policías. Con los ojos llorosos y la cabeza cabizbaja, padres, madres y hermanos de algunos de los recluidos exigían saber la verdad. El padre de Pablo, un niño de 14 años, contó  que su vástago está en el centro pero desconoce su estado.

Sin embargo, no duda en denunciar que, al igual que muchos otros que están dentro, es víctima de abusos. "Eso es trata de personas. Es una porquería. Tiene golpes cuando lo vengo a ver y si le pregunto quién se los hizo se molesta", asegura este hombre, que prefiere no dar a conocer su nombre, acompañado de otro de sus hijos.

Policías antimotines prestan guardia en los alrededores del Hogar Virgen de la Asunción donde una veintena de menores fallecieron y otras 38 resultaron heridas por un incendio cuando las jóvenes intentaron protestar por los abusos sexuales y físicos que sufren. EFE/Esteban Biba

Un grupo de mujeres comentó los testimonios de los pequeños sobre que son "golpeados y violados". "No son criminales, ni animales. Son niños, son personas, son adolescentes", gritó una de ellas.

El centro ha estado envuelto en polémica. Las autoridades investigan los hechos y una jueza decretó el cierre paulatino del centro, motivo que llevó a dos magistradas de la Corte Suprema de Justicia, entre ellas la expresidenta del organismo Silvia Patricia Valdés, a presentarse en el lugar para verificar la situación.