Publicado: 10.11.2015 19:24 |Actualizado: 10.11.2015 19:24

La actriz y el operario que
están detrás del pacto de
izquierda en Portugal

Catarina Martins, del Bloque de Izquierdas, y Jerónimo de Sousa, del Partido Comunista, han sido claves para la alianza que hasta hace unas semanas parecía inimaginable. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Los líderes del Bloque de Izquierdas, Catarina Martins, y del Partido Comunista, Jerónimo de Sousa.

Los líderes del Bloque de Izquierdas, Catarina Martins, y del Partido Comunista, Jerónimo de Sousa.

LISBOA.- Detrás del inédito acuerdo alcanzado por los socialistas portugueses con el Bloque de Izquierda y con el Partido Comunista están los líderes de estas dos últimas formaciones, una actriz con limitada experiencia en política y un ex operario metalúrgico de larga trayectoria en la vida partidaria. Catarina Martins, de 42 años, y Jerónimo de Sousa, de 68, son los responsables de las dos fuerzas de izquierda con presencia en el Parlamento, y su participación ha sido clave para alcanzar un pacto inimaginable hace sólo unas semanas. 

La firma de un compromiso que garantiza su apoyo a los socialistas ─aunque con salvaguardas─ supone un cambio de paradigma a nivel político con consecuencias en el tradicional equilibrio de fuerzas en Portugal, dado que hasta ahora siempre desempeñaron papeles de oposición. Pese a que, a priori, no se espera que formen parte directa del Gobierno que sucederá al derribado este martes en la Asamblea Nacional, el acuerdo alcanzado les obligará presumiblemente a respaldar a un hipotético Ejecutivo socialista y moderar sus críticas.

Especialmente llamativo es el caso de los comunistas, que jugaron un papel clave en la transición democrática ─llegaron a tener hasta un 19 % de los votos en una de las primeras elecciones─ pero siempre se mostraron reacios a cualquier tipo de acuerdo de Gobierno. De hecho, la animadversión recíproca entre comunistas y socialistas era más que manifiesta desde entonces, separados por una rivalidad histórica que ahora parece menguar.



El Bloque de Izquierda nació en 1999, procedente de la fusión de pequeños partidos de tendencia marxista, maoísta y trotskista, y hoy forma parte en Europa del mismo grupo que Podemos en España y Syriza en Grecia. Su portavoz es Catarina Martins y en las legislativas del pasado 4 de octubre logró el mejor resultado de su corta historia: 10,19 % de las papeletas y 19 escaños.

Nacida en Oporto, presenta una carrera política en continuo ascenso, ya que se estrenó como diputada en 2009 ─primero como independiente, después en calidad de militante─ y apenas tres años más tarde ya ejercía de líder de la formación. Inició estudios de Derecho, pero a mitad de camino conoció el teatro y cambió. Se licenció en Lenguas y Literaturas Modernas y cuenta con un máster en Lingüística. En el área escénica nunca llegó a ser conocida por el gran público, pero participó en obras importantes e incluso fundó una asociación teatral. También fue dramaturga, productora y gestora de espectáculos, y mostró cualidades de líder como directiva de una organización del ramo.

Catarina Martins era vista hasta hace sólo unos meses como una crítica feroz de los socialistas, aunque se mostró más abierta a la negociación durante la campaña electoral. Más agresivo todavía se mostraba Jerónimo de Sousa, secretario general de los comunistas desde hace más de una década y con un largo recorrido en la política. Sin embargo, los últimos resultados electorales ─entre el 7 % y el 8 % de los sufragios en las cinco legislativas realizadas en el siglo XXI─ reflejaban un estancamiento del Partido Comunista que, ante la pujanza del Bloque de Izquierda, le llevó a reaccionar y probar un nuevo rumbo.

Antiguo operario metalúrgico, Jerónimo de Sousa es natural de Loures, municipio perteneciente al llamado "cinturón rojo" de Lisboa, y ya acumula más años en el Parlamento (25) que en la fábrica en la que trabajaba. Al contrario que otros de sus compañeros de partido, no militó en la clandestinidad durante la dictadura y se afilió días después de la Revolución de los Claveles (1974) procedente de movimientos culturales alternativos.