Publicado: 01.11.2015 11:12 |Actualizado: 01.11.2015 12:20

El análisis de las cajas negras del avión siniestrado en Egipto comenzará este domingo

Un equipo de investigadores rusos y egipcios analizará los registros. Las cajas sólo han sufrido "daños menores". Servirán para aclarar las causas por las que el Airbur se precipitó al vacío 23 minutos después de despegar de un resort del Mar Rojo con 224 personas a bordo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Restos del avión ruso siniestrado este 31 de octubre en la península egipcia del Sinaí, con 224 personas a bordo. EFE

Restos del avión ruso siniestrado este 31 de octubre en la península egipcia del Sinaí, con 224 personas a bordo. EFE

EL CAIRO/ MOSCÚ.- El análisis de las cajas negras del Airbus de Kogalimavia que se estrelló el sábado con 224 personas a bordo en la península del Sinaí mientras cubría la ruta Sharm el Seij-San Petersburgo comenzará este domingo.

Según han informado fuentes judiciales y del Gobierno egipcio, el análisis comenzará en las próximas horas a cargo de investigadores egipcios y rusos en la sede del Ministerio de Aviación Civil de El Cairo.

El ministro ruso de Transporte, Maxim Sokolov, dijo este domingo que las cajas negras del Airbus que se estrelló ayer en Egipto con 224 personas a bordo sólo han sufrido "daños menores", según los medios locales.

"Han sufrido daños técnicos menores. Pero no hay un impacto térmico, tal como dicen los representantes egipcios", afirmó el ministro ruso.

Hipótesis de fallos técnicos

Se ha creado un equipo de especialistas rusos y egipcios, que estudiarán las cajas negras recuperadas, ya que registran todos los datos electrónicos de un avión y las conversaciones entre su tripulación. Por ello, servirán para aclarar las causas por las que el Airbur A-321 se precipitó al vacío.

También se recogen en el lugar del siniestro fragmentos del avión, para determinar lo que ocurrió: si se produjo un fallo técnico fatal, si el aparato se destruyó en el aire -testigos presenciales sostienen que se partió en dos antes de precipitarse a tierra-, si hubo un incendio -otros testimonios refieren que la nave ardía-, o si se destruyó por el impacto contra la tierra.

El ministro egipcio de aviación civil, Hossam Kamal, desmintió que se registrara algún problema a bordo durante el vuelo o que la tripulación pudiera ayuda. Las primeras informaciones aseguraban que el piloto había pedido realizar un aterrizaje de emergencia.

El Gobierno ruso ordenó el mismo sábado el registro de la compañía aérea Kogalimavia, y se han tomado muestras del combustible utilizado por el avión.

Los tripulantes se habían quejado días antes de problemas en los motores.

El avión de la compañía rusa, operado por MetroJet, se estrelló ayer sábado, 23 minutos después de despegar de la localidad turística de Sharm el Sheij, en el Mar Rojo, con destino a San Petersburgo y después de que los pilotos solicitaran permiso para realizar un aterrizaje de emergencia.

No hubo supervivientes. Casi todos los pasajeros y tripulantes eran rusos, excepto tres ucranianos y un bielorruso, y entre ellos había 25 niños.

El primer ministro de Egipto, Sherif Ismail, ante una de las 'cajas negras', que en realidad son naranjas. Una graba los datos electrónicos y otra el sonido de la cabina. Foto: RT

El primer ministro de Egipto, Sherif Ismail, (en el centro) ante una de las 'cajas negras', que en realidad son naranjas. Una graba los datos electrónicos y otra el sonido de la cabina. Foto: RT

Rescate e investigación

Tanto el ministro Maxim Sokolov como el primer ministro egipcio, Sherif Ismaial, han descartado que se trate de un atentado. Ismail ha apuntado que podría deberse a un fallo técnico, negando cualquier "actividad irregular".

El desmentido se produjo después de que la rama local del yihadista Estado Islámico (EI) asegurara ser la responsable de la caída del avión ruso. El avión se precipitó al vacío en una zona montañosa del centro de la península del Sinaí, donde operan numerosos grupos armados que desafían al Gobierno de Abdelfatá al Sisi.

Solokov se encuentra desde anoche en Egipto, adonde viajó en un avión especial del Ministerio de Situaciones de Emergencia, junto al ministro de este departamento y con el director de la Agencia de aviación civil rusa Rosaviatsia, con el fin de participar en las labores de rescate e investigación de la catástrofe.

Por su parte, un portavoz de Rosaviatsia informó de que los tres responsables han salido esta mañana desde El Cairo en dirección a la zona de la catástrofe, en el Norte del Sinaí.
"Han viajado a la zona del accidente para echar un vistazo a la situación sobre el terreno", señaló.

Los servicios de emergencias egipcios ya han logrado recuperar 163 cadáveres. Las autoridades egipcias han confirmado que no hay supervivientes.