Público
Público

Argentina llevará a la ONU la "militarización" de las Malvinas

Fernández critica las maniobras militares británicas en las que participa el príncipe Guillermo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cristina Fernández aseguró ayer, en una gran puesta en escena, que denunciará a Reino Unido ante la ONU por la 'militarización del Atlántico Sur' llevada a cabo por Londres en las islas Malvinas, ocupadas en 1833 y cuya soberanía es reclamada por Argentina. 'He instruido a nuestro canciller para que presente formalmente [la demanda] ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y ante la Asamblea General, [dado que] implica un grave riesgo para la seguridad internacional', indicó la presidenta.

Fernández hizo mención al envío de Reino Unido del destructor HMS Dauntless, 'inmenso y modernísimo, acompañando al heredero, que nos hubiera gustado verlo con ropas de civil y no con uniforme militar'. Se refería así a la llegada al archipiélago del príncipe Guillermo, que realizará tareas de instrucción militar.

'De 16 colonias que hay en el mundo, diez son británicas', dice la presidenta

Es la primera vez que Fernández invitaba a un acto no sólo a sus gobernadores, sino también a la oposición e incluso al secretario general de la Confederación General del Trabajo, Hugo Moyano, con el que desde hace meses mantiene una tensa relación. Por si fuera poco, pidió a los dirigentes políticos allí presentes que la acompañaran en la próxima reunión que celebre el comité de descolonización de la ONU, el próximo 14 de junio.

La demanda se presentará ese día ante el Consejo de Seguridad, donde Reino Unido tiene un puesto permanente. Como lo más probable es que los ingleses asfixien la denuncia con su derecho de veto, Argentina también planteará su queja ante la Asamblea General.

'El sillón que cada potencia tiene en el Consejo, en lugar de solucionar los problemas, tiende a profundizarlos. Por eso también vamos a hacer la protesta ante la Asamblea', explicó la mandataria.

Fernández: 'Nos hubiera gustado ver al heredero con ropas de civil'

Fernández recordó que su reclamación ha sido defendida por varios países latinoamericanos. 'Es anacrónico seguir manteniendo colonias en el siglo XXI. Hay 16 casos en el mundo y diez pertenecen a Gran Bretaña', señaló. 'Que nadie espere gestos que estén fuera de la política y la diplomacia. Somos gente que hemos sufrido demasiado la violencia en nuestro país. No nos atraen los juegos de las armas ni las guerras', dejó claro la mandataria.

No es la primera vez que la jefa de Estado acude a la ONU para protestar por la ocupación del archipiélago. En octubre de 2010, el Gobierno argentino presentó ante Naciones Unidas una protesta formal por las maniobras militares que por entonces realizaba Reino Unido en aguas de las Malvinas.

Buenos Aires siempre ha insistido en que la ocupación de las islas también conlleva una depredación de los recursos fundamentalmente, petróleo 'sin ningún control medioambiental y con el riesgo de un caos ecológico que se puede producir en cualquier momento'.

Un hospital de salud mental atenderá a los veteranos de la guerra

Desde la Casa Rosada, Fernández también oficializó el decreto por el cual se levanta el secreto sobre el Informe Rattenbach, un documento elaborado por una comisión castrense en los últimos meses de la dictadura (1976-83) para juzgar las responsabilidades a nivel político, táctico y militar de todos los actores que tuvieron una participación en la guerra.

La presidenta informó de que Defensa y la Cancillería informarán en un plazo de 30 días sobre la 'parte de la documentación cuya eventual publicación pudiera poner en riesgo la seguridad interior, la defensa nacional o las relaciones exteriores' del país.

Fernández también anunció que en marzo se abrirá un hospital de salud mental destinado a los excombatientes de las Malvinas. En el centro, indicó, 'no solamente se van a atender las secuelas que puede tener un excombatiente, sino también los problemas de adicciones o violencia familiar que estas cosas han generado en esos hombres que vivieron situaciones límite'.

El diario británico The Telegraph no tardó en echar más leña al fuego y ayer calificó a la presidenta argentina como 'una viuda negra frágil y autoritaria a la vez, seductora y abrupta'.