Público
Público

Un artefacto explota al paso de un blindado español en Afganistán sin causar heridos

Una hora antes deflagró un primer artilugio, que ardió en llamas pero no explosionó

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un artefacto explosivo improvisado ha estallado esta madrugada al paso de un blindado español, durante una operación contra la insurgencia en la provincia de Badhgis, sin causar daños personales, según ha informado el Estado Mayor de la Defensa en un comunicado.

La explosión sí provocó daños en el blindado RG-31, que ha sido trasladado hasta la base principal del contingente, en Qala-i-Naw, donde se van a evaluar los desperfectos. Además, una hora antes deflagró un primer artefacto, que ardió en llamas pero no llegó a explosionar, y que tampoco provocó daños, ha explicado el Estado Mayor.

Estos incidentes se produjeron durante una operación lanzada por las Fuerzas de Seguridad Afganas, apoyadas por los militares españoles, en una zona situada a 10 kilómetros de Moqur, donde las tropas españolas mantenían un puesto avanzado de combate hasta el pasado 9 de marzo. En concreto, el objetivo era 'seguir presionando' a la insurgencia 'para anular su capacidad de combate' en la zona de Chacable, al sur de la ruta Opal, en el este de la provincia.

Las tropas españolas están en la zona para 'anular la capacidad de combate' de la insurgencia

Se enmarca en una serie de operaciones que está llevando a cabo el Ejército afgano, con el apoyo de las tropas españolas, en 'territorios considerados 'bastiones' de la insurgencia', explica Defensa, que ha precisado que los militares españoles han participado en tres de estas operaciones en las dos últimas semanas, en los valles de Darra i Bum y Piwar, en el de Kargas Khol y al este del valle de Moqur. En una de estas operaciones, llevada a cabo el pasado fin de semana, murieron dos militares afganos y otros tres sufrieron heridas, mientras se confirmaron tres bajas entre los insurgentes. Además, algunos vehículos españoles sufrieron daños por impactos de munición.

Mientras se llevan a cabo estas operaciones, las unidades españolas continúan con las acciones de repliegue. De hecho, este mismo fin de semana se realizó una operación helitransportada para dar seguridad, en la zona del paso de Sabzak, al convoy Charlie, con el apoyo en transporte de una unidad logística norteamericana. En concreto, en el convoy se transportaron cerca de 35 contenedores conteniendo diverso material de campamento, herramientas y repuestos.

Después de la retirada de los dos puestos avanzados de combate, en Ludina y Moqur, Defensa prevé dejar la base de Qala-i-Naw, donde está en la actualidad el grueso del contingente, el próximo otoño, si las condiciones de seguridad lo permiten. Los militares españoles continuarían en Herat, donde gestionan el aeropuerto civil y militar, así como un hospital de combate.