Público
Público

Asalto final de los rebeldes a los bastiones gadafistas

Se reanuda la lucha en Beni Walid y Sirte antes de vencer el ultimátum

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los rebeldes libios no esperaron a la medianoche, cuando vencía el ultimátum que habían dado a las fuerzas de Muamar Gadafi para rendirse. Unas horas antes, combatientes rebeldes atacaron Beni Walid, dónde sospechan que podrían encontrarse dos de los hijos del dictador o incluso él mismo, y Sirte, la ciudad natal de Gadafi.

'Los rebeldes han entrado por el este y en el norte están enfrentándose a francotiradores', afirmó Abdalá Kanshil, miembro del Consejo Nacional de Transición (CNT), la nueva autoridad de Libia. Las tropas rebeldes mantienen sitiada desde hace semanas Beni Walid, una ciudad de 100.000 habitantes en el desierto, pero los gadafistas se han negado a deponer las armas. Tampoco dieron su brazo a torcer, tras un doble bombardeo de la OTAN contra objetivos estratégicos.

Para reafirmar su negativa perpetraron un ataque con cohetes que mató a tres rebeldes e hirió a otros siete, según la BBC. 'No tienen agua, ni comida. Mucha gente se quiere ir, pero las tropas de Gadafi se lo impiden. Disparan al aire para aterrorizarles', declaró Khalid Ahmuda, comandante del Consejo. En la urbe costera de Sirte, las fuerzas gadafistas atacaron a los rebeldes 'con misiles' y después estos les plantaron cara a las afueras de la ciudad, 'cerca del río', según el portavoz rebelde Ahmed Bani.

La Interpol se ha sumado a la búsqueda de Gadafi

Por otra parte, la Interpol se ha sumado a la búsqueda de Gadafi. La organización anunció que ha emitido una orden de detención contra él, su hijo Saif al Islam y su cuñado Abdulá al Senusi, exdirector de los servicios de espionaje militar.

La orden fue a petición de la Corte Penal Internacional, que les acusa de haber cometido crímenes contra la humanidad. El secretario general de la Interpol, Ronald K. Noble, señaló que esta medida 'restringirá su capacidad de cruzar fronteras internacionales'.