Público
Público

Asesinado a tiros un periodista en la puerta de su casa en México

En lo que va de año, al menos cuatro periodistas de estados afectados por el empeoramiento de la violencia y la presencia de bandas criminales han sido asesinados en México.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El periodista mexicano, Juan Carlos Huerta, en un selfie durante su programa radiofónico en Tabasco, México. / Reuters

Un periodista mexicano fue asesinado este martes en el estado sureño de Tabasco, en el Golfo de México, en medio de una violencia cada vez mayor en uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas.

Juan Carlos Huerta, un locutor de radio, fue abatido a tiros por hombres armados mientras conducía desde su casa en la capital del estado, Villahermosa, según informaron las autoridades. Los atacantes escaparon.

Huerta era locutor en el programa radiofónico Panorama Sin Reservas. "Juan Carlos fue un comunicador líder en su campo ... y puedo decirlo, un amigo. Estoy profundamente triste", dijo a los periodistas el gobernador del estado de Tabasco, Arturo Núñez.

Por el momento, aseveró a los periodistas, sería "aventurado" lanzar "cualquier hipótesis" sobre el motivo del crimen. "Lo único que me dejó claro el secretario de Seguridad Pública (del estado) es que no era un robo; llegaron (a la casa) a ejecutar", agregó.

Núñez dijo que habían cortado las carreteras de acceso y salida de la ciudad porque se logró identificar un vehículo negro que fue donde atentaron contra él y como parte de los intentos para atrapar a los perpetradores.

En lo que va de año, al menos cuatro periodistas de estados afectados por el empeoramiento de la violencia y la presencia de bandas criminales han sido asesinados en México. El año pasado, 12 periodistas fueron asesinados, según el artículo 19 del grupo de defensa de la libertad de expresión.

El artículo 19 dice que México es el país más peligroso de América Latina para los periodistas, con el número de asesinatos similares a zonas de guerra como Siria. Una proliferación de bandas criminales violentas llevó el número de asesinatos en 2017 a más de 28.000, el más alto en los registros que se remonta a 1997.

El aumento en la violencia ha perjudicado la popularidad del presidente Enrique Peña Nieto y ha contribuido al apoyo del aspirante presidencial izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien lidera las encuestas de opinión pública antes de las elecciones de julio.