Público
Público

Marc Bartra, herido en un ataque con explosivos contra el autobús del Borussia

El jugador fue trasladado a un hospital con varios cristales clavados en los brazos y las manos y tuvo que ser operado de una fractura en la muñeca derecha. El partido del equipo alemán ante el Mónaco se aplaza al miércoles.

Publicidad
Media: 3.43
Votos: 7
Comentarios:

El autobús del Borussia Doirtmund tras el ataque. - REUTERS

Tres artefactos han hecho explosión este martes al paso del autobús del Borussia Dortmund cuando el equipo alemán se dirigía al estadio Signal Iduna Park para disputar el partido ante el Mónaco de la Champions League. El único herido ha sido el futbolista español Marc Bartra. El jugador fue trasladado a un hospital con varios cristales clavados en los brazos y las manos y ha tenido que ser operado por una fractura del radio a la altura de la muñeca derecha. Bartra se encuentra fuera de peligro.

Marc Bartra, fuera de peligro tras la explosión de un artefacto en el autobús del Dortmund

La Policía alemana ha confirmado que se trata de un ataque con explosivos dirigido contra el autobús del Borussia. Los investigadores aún no han podido aclarar los motivos de la triple explosión por lo que mantienen abiertas "todas las posibilidades", según ha explicado un portavoz policial en rueda de prensa. A última hora de la noche, la Fiscalía estatal informaba de que en los alrededores del lugar del ataque se ha encontrado un manuscrito en el que se reivindica la autoría del ataque, aunque ha evitado hacer cualquier tipo de comentario sobre el contenido. Las autoridades han abierto una investigación por intento de homicidio.

El suceso se produjo poco después de las 19.00 hora local (17.00 GMT), cuando el vehículo del equipo circulaba por la zona de Dortmund-Höchsten, en la ciudad de Dortmund (oeste de Alemania), donde se encuentra el hotel de concentración del club. En ese momento se registraron tres explosiones que dañaron parte del vehículo y rompieron en añicos algunos de sus lunas. Como consecuencia del ataque, el partido de ida de cuartos de final de la Liga de Campeones que debía jugarse entre el Borusia y el Mónaco en casa del equipo alemán ha sido aplazado a este miércoles a las 18.45 horas.

Según el relato del presidente de la policía de Dortmund, Gregor Lange, de forma inmediata fueron alertadas todas los efectivos disponibles de las fuerzas de seguridad, que se desplazaron al lugar de los hechos y al estadio, donde buena parte de la afición esperaba ya el inicio del partido. Se recurrió además a un dron para inspeccionar desde el aire el área cercana al ataque y descartar que pudiera haber más artefactos explosivos. En el marco de los registros se halló otro "objeto" que está siendo investigado pero que, por el momento, se descarta que sea explosivo.

El presidente de la policía elogió la "cabeza fría" y la "tranquilidad" con la que respondieron los aficionados cuando se les indicó que debían abandonar el estadio porque el partido quedaba aplazado. "Haremos todo lo humanamente posible para que el partido se desarrolle con seguridad", afirmó Lange antes de precisar que, aunque "nunca se puede dar la seguridad cien por cien", sí se pueden poner todos los medios para intentar garantizarla.

En su cuenta de Twitter, el Borussia también agradeció la paciencia de la afición y su comportamiento a la hora de abandonar el estadio, También elogió los cánticos de los forofos del Mónaco que apoyaron a los jugadores gritando "¡Dortmund! ¡Dortmund!". 

El director administrativo del club, Hans-Joachim Watzke, admitió que el equipo se encuentra "en estado de shock", pero señaló que este miércoles jugará con profesionalidad. "No hay alternativa", dijo tras apuntar que no se podía pretender que los jugadores del Mónaco permanecieran por mucho más tiempo en Dortmund y recordar el ajustado calendario de la máxima competición europea.

Tras el ataque, se sucedieron las manifestaciones de apoyo y solidaridad hacia el Borussia Dortmund y hacia Bartra. Mientras, en las redes sociales los aficionados del Dortmund ofrecían sus casas a los seguidores del Mónaco que se habían desplazado hacia la ciudad para presenciar el encuentro y que no habían previsto contar con un hotel para pasar la noche.