Publicado: 22.04.2015 23:54 |Actualizado: 23.04.2015 07:00

Los líderes de la UE se reúnen para ver cómo blindar el Mediterráneo

La respuesta de los Veintiocho a la llegada de inmigrantes pasa por reforzar las operaciones de carácter represivo, en vez de apostar por un verdadero plan de rescate, como pide Amnistía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Medio millar de inmigrantes llegan a bordo del buque Chimera a Salerno. / EFE

Medio millar de inmigrantes llegan a bordo del buque Chimera a Salerno. / EFE

La muerte de más de un millar de personas que trataban de cruzar el Mediterráneo en las últimas semanas sienta hoy a la mesa en Bruselas a los líderes de la Unión Europea. La respuesta que ofrecerán los jefes de Estado será más represiva que solidaria, como refleja la operación Tritón, que tomó el relevo de la operación Mare Nostrum. La primera, a cargo de Italia, buscaba salvar vidas humanas. La segunda, coordinada por la Agencia Europea de Fronteras (Frontex), pretende controlar los mares como antesala de las fronteras terrestres.


Las diferencias también son presupuestarias y se reflejan tanto en los medios materiales como en los humanos, lo que ha motivado que los ahogados hayan aumentado, según Amnistía Internacional, que ofrece unas cifras escalofriantes. En 2014, con Mare Nostrum, uno de cada cincuenta inmigrantes que trataron de llegar a Europa desde el norte de África murió en el intento. En lo que va de año, ha fallecido uno de cada veintitrés, hasta alcanzar los 1.700 muertos desde enero. Por ello, la ONG exige una verdadera operación de salvamento que redunde en el rescate del mayor número de personas posible. Y, para ello, considera que todos los países deben cooperar económicamente con Italia y Malta ya mismo.



El naufragio, el pasado domingo, de una barcaza procedente de Libia con centenares de personas a bordo llevó a la Comisión Europea a proponer que se aumentasen los medios de Tritón (que abarca las aguas italianas) y de Poseidón (similar a la anterior, pero en aguas griegas). El plan también prevé la creación de una misión civil y militar para destruir las embarcaciones, similar a la Atalanta, cuyo objetivo es luchar contra la piratería en el Índico.

En esa línea, los Veintiocho pedirán hoy a la Alta Representante comunitaria, Federica Mogherini, que inicie "inmediatamente" los preparativos de la operación. Tras las acciones propuestas de urgencia, como mejorar las comunicaciones entre organismos que permitan conocer cómo operan los traficantes de personas, Bruselas presentará en mayo una agenda europea sobre inmigración.

Entre los temas a debate de este jueves, la toma de huellas dactilares, el reasentamiento y reubicación de inmigrantes, un programa de retorno rápido, la cooperación con los países de origen y la gestión de las solicitudes de asilo, que en países como España son una quimera. En ese sentido, la ONU ha pedido a la UE que acoja a 135.000 refugiados procedentes de Siria, pero hasta ahora sólo ha ofrecido 36.000 plazas.

El precedente de una reunión de estas características, que también tuvo lugar tras un naufragio (Lampedusa, octubre de 2013), es el Grupo de Trabajo para el Mediterráneo, que elaboró un informe cuyas medidas nunca llegaron a concretarse. Dos años después, todavía es papel mojado.