Publicado: 15.09.2015 19:56 |Actualizado: 15.09.2015 22:46

Bruselas tendrá que aclarar por escrito si el TiSA incluye el blindaje de las multinacionales

La eurodiputada de IU Marina Albiol presenta una nueva batería de preguntas a la Comisión, tras recibir las respuestas a su primera petición de información sobre el pacto secreto que negocian cincuenta estados, que dejaron numerosas incógnitas en el aire. 

Publicidad
Media: 4.84
Votos: 19
Comentarios:
Marina Albiol durante una de sus intervenciones en el Parlamento Europeo. - IZQUIERDA UNIDA

Marina Albiol durante una de sus intervenciones en el Parlamento Europeo. - IZQUIERDA UNIDA

MADRID.- Primero fue el TTIP, recientemente el TiSA: Bruselas se está encontrando cada vez más palos en las ruedas de la, hasta ahora, engrasada maquinaria con la que negocia en secreto el tratado de libre comercio con Washington, y el pacto sobre servicios que incluye a medio centenar de países, entre ellos también EEUU.

La delegación de Izquierda Unida en el Europarlamento presiona para lograr que la Comisión aclare si el criticado Trade in Services Agreement (TiSA) incluirá un mecanismo de blindaje a las multinacionales -ISDS- similar al que a Bruselas pretendía introducir en el TTIP, que logró granjearse el rechazo del 97% de los 150.000 europeos que participaron en una consulta pública al respecto, y que hoy aguarda en una suerte de limbo, a la espera de que la Comisión vuelva a ponerlo bajo los focos de la opinión pública con una nueva cara, quizá tras hacerle algunos retoques.

“Teniendo en cuenta los precedentes del CETA [UE-Canadá] y el TTIP, todo indica que querrán incluir este mecanismo”, asegura a Público Marina Albiol, eurodiputada y portavoz de IU en la Eurocámara. Albiol explica que tanto si se incluye la versión original del ISDS como si se sustituye por la versión “maquillada” que prepara la Comisión, el resultado será similar: “Estamos hablando de recurrir a tribunales de arbitraje, da igual el nombre. Lo importante es que no se incluya este mecanismo”, afirma.



Albiol: "Es inaceptable que los representantes públicos no tengamos acceso a la documentación que maneja gente que no hemos elegido de forma democrática”

Las denuncias sobre la falta de transparencia son ya una constante en lo que respecta a estos tratados, especialmente en lo referente al TiSA, apenas conocido a través de filtraciones como la que orquestó Wikileaks y publicó este diario en exclusiva en España. En esta ocasión, IU pregunta si el tratado será tramitado como acuerdo de carácter mixto –por lo que requeriría el visto bueno de los 28 para ser ratificado-, si la Comisión impulsará algún tipo de referéndum al respecto o cómo es posible que la Eurocámara deba debatir un tratado sobre el que sus diputados no pueden informarse.

“No tenemos acceso a las actas de negociación, a los documentos que se pasan entre las partes. Es inaceptable, inaceptable que los representantes públicos no tengamos acceso a la documentación que maneja gente que no hemos elegido de forma democrática”, denuncia.

La Comisión Europea negocia en nombre de los 28 estados miembros, pero el texto deberá contar al menos con la aprobación del Europarlamento para ser ratificado, como ocurre con el TTIP. “Tanto en el caso del TTIP como en el del TiSA no tenemos acceso a la información. No sólo las formas están siendo las mismas, sino que parece que los grupos parlamentarios están manteniendo las mismas líneas”, censura la europarlamentaria, que considera que el objetivo último de ambos acuerdos es “dar poder a las multinacionales”. “Lo más peligroso va a ser lo relacionado con los servicios públicos, pero también con los derechos laborales. No sabemos cómo los va a contemplar”, advierte.

La incógnita sobre los cinco años de secreto

“Su obligación es que respondan a preguntas, pero nos tienen acostumbrados a no contestar con claridad”, acusa la eurodiputada

Las preguntas parlamentarias presentadas por Albiol el pasado 3 de septiembre representan el segundo asalto de IU para intentar arrojar un poco de luz sobre el TiSA, después de haber formulado otras tantas cuestiones el pasado mes de julio, que el Ejecutivo comunitario respondió recientemente dejando varias incógnitas por despejar.

Entre las contradicciones en el discurso de la comisaria de Comercio Cecilia Malmström, máxima responsable de las negociaciones por el lado europeo, cabe destacar que reconoce la existencia de una cláusula que establece que gran parte de los documentos del TiSA serán secretos incluso hasta cinco años después de su ratificación, pero siembra dudas sobre si es o no aplicable.

En su respuesta a las preguntas de Albiol, Malmström aseguró que esto es meramente “un texto formal” que EEUU incorpora a sus negociaciones de forma rutinaria. Después aseguró que no tiene vigencia en Europa, a pesar de que la UE acepte el acuerdo en su conjunto, para posteriormente afirmar que han pedido su derogación “reiteradamente”.

“Me da la sensación de que nos están engañando”, aseguró la eurodiputada de IU al leer la respuesta de la Comisión. En su nueva batería de preguntas su formación vuelve a preguntar por esta cláusula: “¿Se va a eliminar finalmente esta referencia?”. “Ha habido oposición a que se elimine por alguna de las partes implicadas?”. “En la respuesta anterior dijo que se había solicitado que se eliminara, pero no dijo quién se ha opuesto. Queremos saber quién se ha opuesto, y por qué”, explica Albiol. “Su obligación es que respondan a preguntas, pero nos tienen acostumbrados a no contestar con claridad”, zanja.

Fuera de campaña

En las pasadas elecciones andaluzas el candidato de IU a la Presidencia de la Junta, Antonio Maíllo, hizo cuanto pudo por introducir el TTIP en los dos debates televisados con sus entonces rivales de PP y PSOE, sin éxito.

Partidos de ámbito estatal como Podemos o Equo han presentado distintas iniciativas para visibilizar el TTIP, y este martes Albiol alertaba de la campaña de fuerzas como PP, PSOE, o CDC por evitar que el TTIP o el TiSA lleguen al público general. “Cuando la gente se informa aumenta la oposición y el rechazo, quieren que no se informe para que no crezca este rechazo. Queremos romper con eso, sacar estos acuerdos a la luz, y por eso trabajamos con las organizaciones sociales que persiguen el mismo objetivo”. “Hay que meter el TTIP y el TiSA en campaña”, sentencia.