Publicado: 17.09.2015 12:35 |Actualizado: 17.09.2015 14:28

El Ejército de Burkina Faso
toma el poder

El presidente y el primer ministro del país permanecían retenidos por la guardia presidencial. Los golpistas aseguran que formarán un Gobierno de unidad

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
Declaración golpista en la televisión de Burkina Faso.

Declaración golpista en la televisión de Burkina Faso.

UAGADUGÚ.- Golpe de Estado en Burkina Faso. Una facción del Ejército, la guardia presidencial, se ha hecho con el poder tras destituir al presidente del país, Michel Kafando, y disolver el Gobierno de transición, instaurado hace apenas unos meses. Un representante del grupo de militares, el teniente coronel Mamadou Bamba, ha hecho el anuncio a través de la televisión, donde también ha informado de la creación del Consejo Nacional para la Democracia, una suerte de nuevo órgano gubernamental.

Los militares que han liderado el golpe han nombrado al general Gilbert Diendéré, exjefe del Estado Mayor en el antiguo Gobierno de Blaise Campaoré, que fue derrocado por una revuelta popular a finales de 2014, presidente del recién creado Consejo Nacional de la Democracia. 

Este miércoles, durante el Consejo de Ministros, el presidente Kafando y el primer ministro, el teniente Isaac Zida, fueron tomados "como rehenes" por la guardia presidencial y posteriormente fueron trasladados a un campamento militar en la capital, Uagadugú. El próximo 11 de octubre, el país debía celebrar elecciones presidenciales para poner fin a la transición iniciada tras la revuelta del año pasado.



Los militares que han liderado el golpe han denunciado la gestión de la transición realizada por el anterior gobierno y varias de sus medidas políticas, especialmente la ley electoral ─que impide las candidaturas de los afines al expresidente Compaoré, quien estuvo 27 años en el poder─, los "arrestos" de ex altos cargos del régimen y la ley sobre el estatuto de las Fuerzas Armadas.

La junta militar ha anunciado que pondrá en marcha un Gobierno de unidad nacional para poder celebrar unas elecciones "inclusivas y pacíficas". En su mensaje televisado, el portavoz golpista ha asegurado que ya se habían iniciado las conversaciones para formar un gobierno "consagrado a la restauración del orden político y de la cohesión nacional", aunque no se pronunció sobre el mantenimiento de la convocatoria. 

Tras la declaración televisiva que confirma el golpe de Estado, varios soldados han realizado disparos de advertencia ante un grupo de unas 100 personas concentradas en la plaza de la Independencia de Uagadugú para protestar en contra de la guardia presidencial.

El presidente del Parlamento, Moumina Cheriff Sy, ha rechazado el golpe, ha exigido a las Fuerzas Armadas que frenen a los golpistas y se ha reivindicado como el mandatario del país. En una entrevista concedida a la agencia Reuters,ha dicho que la asonada es obra de "un pequeño grupo" de mandos militares y ha asegurado que va a asumir el cargo de presidente del país hasta que el mandatario depuesto sea liberado.

"La transición se ha puesto en marcha por la voluntad del pueblo, que fijó su duración y su misión. No es un pequeño grupo el que va a cambiar eso", ha asegurado. "En ausencia del presidente Kafando, asumo el liderazgo de la transición", ha dicho.