Público
Público

Capriles ordena a sus seguidores "recogerse" en sus casas

Aunque la tensión sigue siendo palpable en las calles, la oposición desconvoca la marcha prevista para este miércoles y Maduro hace un llamamiento al diálogo. El candidato opositor asegura que las irregularidades en las e

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crispación, la tensión y las acusaciones mutuas se han apoderado de Venezuela apenas 48 horas de las elecciones presidenciales en las que Nicolás Maduro, el candidato del chavismo, ganó por la mínimia Henrique Capriles. Al menos siete muertos y más de 60 heridos es el balance de incidentes registrados en la noche del lunes, que el Gobierno atribuye a la oposición y que Capriles ha rechazado imputándoselas a la Administración de Maduro, han disparado la temperatura del país en medio de una crisis política.

La tensión, sin embargo, se ha aliviado ligeramente después de que Capriles desconvocara el martes por la noche la marcha de sus seguidores al Consejo Nacional Electoral (CNE), prevista para este miércoles. 'He tomado la decisión: mañana no vamos a movilizarnos y le pido a todos mis seguidores recogerse. El que salga está en el lado de la violencia está haciéndole el juego al Gobierno', indicó el líder opositor en una conferencia de prensa.

Subrayó que 'esta es una lucha para que se sepa la verdad' y aseguró que iba a continuar con los reclamos desde la 'protesta pacífica' porque, afirmó, 'ser pacíficos no es ser más débiles'.

Maduro, por su parte, tras también rebajó el tono de sus declaraciones tras la desconvocatoria de la marcha e hizo un llamamiento al diálogo aunque no dejó del tono su dureza: 'Yo puedo decir hoy hemos derrotado el golpe de Estado, pero ellos van a continuar intentando desestabilizar. Declaro derrotado el golpe de Estado con el pueblo y la Fuerza Armada', exclamó Maduro.

Pese a desconvocar la marcha, Capriles sostuvo el martes por la tarde que las irregularidades en las elecciones afectan a un millón de votos.  

'Es mucho más de un millón de votos sobre los cuales se tiene dudas, estamos hablando de un universo que es mucho más que eso', dijo en rueda de prensa el excandidato Capriles, quien sigue sin reconocer la victoria de Nicolás Maduro hasta que se haga el recuento del 100% de los votos.

Capriles también señaló que el día de las elecciones se hicieron denuncias acerca de 535 máquinas de votación que se dañaron y que afectaron a un universo de 189.982 votantes.

Además, apuntó que testigos de la oposición fueron 'retirados a la fuerza', incluso bajo amenazas con armas de fuego, de 283 centros electorales donde votaban 722.983 personas.

'¿Qué puede pasar cuando no hay testigos? que hay voto asistido, que no podemos chequear si vota una persona dos veces', dijo y apuntó que hay alrededor de 600.000 personas que están en el Registro Electoral que fallecieron y otras que sufragaron y que se supone que tienen más de 100 años de edad.

La pasada noche resultó más tranquila, aunque en las calles volvieron a resonar las cacerolas. Asomadas a sus balcones, familias enteras blandían sus cacerolas, mientras los autos tocaban sus bocinas en señal de apoyo. 'Estoy caceroleando para que saquen a Maduro de la Presidencia. No tengo miedo a la violencia', dijo a Efe Alexandro Pérez, un guardia de seguridad que abandonó por unos minutos su trabajo para sumarse a la protesta.

Horas antes, Maduro llamó a contrarrestar el cacerolazo de la oposición con un 'gran cohetazo bolivariano'. Decenas de chavistas se congregaron en la Plaza Bolívar, en el centro de Caracas, a la espera del cohetazo, en medio de fuertes críticas a Capriles. 'La derecha quiere torcer la voluntad del pueblo, pero hay un candidato, hay un ganador y hay que respetarlo', dijo una mujer al canal de televisión estatal. 

Un reflejo de la tensión que también embarga a sus líderes: Maduro atacó el martes sin contemplaciones a Capriles llamándole 'cobarde asesino', responsabilizándole de las muertes por haber llamado 'a la violencia a la calle' y asegurando que el líder opositor se las verá con la justicia 'más temprano que tarde'.

Por su parte, Capriles aseguró que el presidente electo quiere 'meter al país en una situación de violencia' para hablar de eso y no del recuento voto a voto que reclama tras la victoria de Maduro con 272.000 votos de ventaja, según el último recuento del Consejo Nacional Electoral (CNE).

La fiscal general, Luisa Ortega, informó hoy de que las muertes, todas de supuestos chavistas que celebraban la proclamación ayer de Maduro, se produjeron como consecuencia de disparos de presuntos opositores en vehículos, y afirmó que hay 137 detenidos. Además, indicó que las protestas de opositores dejaron sedes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) quemadas, vehículos incendiados y destrozos en establecimientos públicos y privados. Maduro aseguró que lo que ha sucedido era 'crónica de un golpe anunciado'.