Publicado: 14.05.2015 21:04 |Actualizado: 15.05.2015 07:00

La "catástrofe" del
nakba cumple su 67 aniversario sin ninguna perspectiva de acabar

Hoy se cumplen 67 años de la creación de Israel y del inicio del expolio del pueblo palestino, una “catástrofe” que en la actualidad sigue adelante a buen ritmo sin que se le vea ningún fin debido a la pasividad de la comunidad internacional.

Publicidad
Media: 4
Votos: 11
Comentarios:
Enfrentamientos entre manifestantes palestinos y agentes de Policía de fronteras israelíes durante una protesta en la ciudad cisjordana de Ramala. EFE/Atef Safadi

Enfrentamientos entre manifestantes palestinos y agentes de Policía de fronteras israelíes durante una protesta en la ciudad cisjordana de Ramala. EFE/Atef Safadi

JERUSALÉN.- Sesenta y siete años después del establecimiento del Estado judío en 1948, la situación de los palestinos se ha deteriorado hasta un punto que no parece tener posibilidad de retorno debido a la completa pasividad de la comunidad internacional, con Europa y Estados Unidos a la cabeza, de quienes depende hallar una solución al conflicto.

Los palestinos recuerdan la creación de Israel como la “catástrofe” o Nakba, cuando más de 700.000 palestinos fueron expulsados por las fuerzas judías de cientos de pueblos y aldeas. Aquellos palestinos y sus descendientes, que hoy son más de 7 millones de personas, viven en su mayor parte en campos de refugiados de la diáspora.




A diferencia de lo ocurrido con Auschwitz y otros campos de concentración, que se han conservado con esmero como templos de la memoria, la inmensa mayoría de los pueblos y aldeas palestinas han desaparecido para siempre. Fueron destruidos completamente y sobre ellos se plantaron árboles o se establecieron nuevas localidades para judíos con el fin de borrar su memoria.

Esta semana el Vaticano ha anunciado que se dispone a reconocer plenamente al estado palestino, una decisión que, aunque solo entraña cierto simbolismo, ha molestado a Israel, pero no tendrá mayores consecuencias puesto que ni Washington ni Bruselas parecen determinados a poner fin a la tragedia del pueblo palestino.

El uso de la palabra “nakba” se remonta al mismo año 1948, si bien las conmemoraciones de la catástrofe son muy posteriores. La idea de celebrarla partió de los palestinos que no fueron deportados de Israel y que hoy constituyen aproximadamente el 20 por ciento de la población del estado judío. Se remonta a 1988, coincidiendo con la primera intifada y el 40 aniversario de la creación de Israel.

Los actos se fueron extendiendo poco a poco hasta que diez años después, en 1998, el presidente Yaser Arafat la convirtió oficialmente en una fecha señalada que se marcó con manifestaciones en distintas ciudades, pueblos y campos de refugiados.

Uno de los actos más frecuentes, y que ya se hacía antes incluso de 1988, es la visita a los lugares donde estuvieron los pueblos hasta 1948. Los palestinos más viejos ilustraban a los jóvenes sobre su pasado y la jornada era al mismo tiempo festiva y dolorosa.
Habitualmente, la fecha del 15 de mayo carece de significado en Israel puesto que el estado judío conmemora su fundación de acuerdo con el calendario religioso propio unos días antes o después del 15 de mayo. La fecha marcada es el día 5 del mes Iyar, que suele coincidir con el 15 de mayo del calendario gregoriano aproximadamente cada 19 años.

Como sea que este año el aniversario cae en viernes, día que es festivo en Palestina, las autoridades de Ramala han decidido adelantar la conmemoración para celebrarla el pasado miércoles. Es significativo que el presidente Mahmud Abás no haya participado en los actos centrales que tuvieron lugar el miércoles porque estaba de viaje en el extranjero.

El discurso oficial israelí pasa por suprimir cualquier referencia a la Nakba. En 2011 la Kneset autorizó al ministerio de Finanzas a retirar las subvenciones del estado a cualquier ONG que conmemorara o ayudara a conmemorar la catástrofe de 1948.
Por eso no deja de ser gracioso que Shay Piron, que ha sido ministro de Educación hasta hace solo unas semanas en el último gobierno de Benjamín Netanyahu, haya dicho esta misma semana que el discurso de la Nakba debe incluirse en el currículo de todos los estudiantes de Israel, incluidos los judíos.

El argumento de Piron es que de todas maneras los estudiantes se enterarán, aunque no se lo expliquen en los colegios. Sin embargo, su comentario hay que enmarcarlo dentro de la rica tradición de los altos funcionarios israelíes, que dicen una cosa cuando no están en el poder y que hacen otra muy diferente cuando desempeñan cargos de responsabilidad. De hecho, Piron no ha hecho absolutamente nada en esa dirección mientras ha sido ministro.

La actitud del gobierno israelí con respecto a los palestinos se muestra a diario con la expansión colonial en los territorios ocupados que en la práctica imposibilita cualquier perspectiva de solución y, como mucho, provoca “lamentos” y “comunicados” tan rimbombantes como inútiles y vacíos de contenido en Washington y Bruselas.

La política de segregación y discriminación afecta por supuesto a los palestinos del interior de Israel, pero su frenesí llega a un punto extremo en todo lo referente a los palestinos de los territorios ocupados, de manera que puede decirse que la injusticia, los abusos y el expolio que comenzaron en 1948 no solo no han remitido sino que van a más.

Y lo más relevante es que Israel no oculta sus decisiones contrarias a la ley internacional sino que las adopta a diario y a plena luz del día sin que nadie se atreva a ponerle coto más allá de mostrar su “disgusto” en comunicados que los occidentales repiten continuamente pero carecen de valor, como el que ha divulgado este miércoles Washington con motivo del programa del nuevo gobierno de Netanyahu.

Resulta que Washington ha mostrado una vez más su “disgusto” porque el programa de gobierno que Netanyahu ha presentado ante la Kneset no incluye ninguna referencia a la solución de los dos estados. Pero es evidente que el “disgusto” de Washington no tendrá ninguna consecuencia y que la catástrofe de la Nakba seguirá adelante con el mismo paso firme que hasta ahora.