Publicado: 12.07.2016 19:09 |Actualizado: 12.07.2016 19:13

Clinton pide sacar "las armas de guerra" de las calles y acabar con "el racismo sistemático" que vive EEUU

La candidata demócrata a la Casa Blanca ha celebrado su primer acto de campaña conjunto con su rival en las primarias, el senador Bernie Sanders, en el estado de Nuevo Hampshire.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La candidata presidencial del partido demócrata Hillary Clinton (d) y el hasta ahora rival por la nominación Bernie Sanders (i) durante un acto celebrado en Portsmouth, Nuevo Hampshire, Estados Unido

La candidata presidencial del partido demócrata Hillary Clinton (d) y el hasta ahora rival por la nominación Bernie Sanders (i) durante un acto celebrado en Portsmouth, Nuevo Hampshire, Estados Unido.- EFE

WASHINGTON.- La virtual aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ha pedido este martes que se saquen "las armas de guerra" de las calles y se acabe con "el racismo sistemático" que vive EEUU, en el primer acto de campaña conjunto con su rival en las elecciones primarias, el senador Bernie Sanders.

Después de que el legislador hiciera oficial su respaldo a la candidatura de la antigua secretaria de Estado, Clinton abordó el espinoso asunto del control de armas y la brecha racial que aún vive el país, acentuada estos días por la masacre de Dallas, en Texas, en la que murieron cinco policías el pasado jueves.



Estados Unidos tiene que "abordar el racismo sistemático y reconstruir la confianza y el respeto entre nuestras fuerzas de seguridad y nuestras comunidades, a las que ellos sirven, y (ese proceso) va a requerir el esfuerzo de todos", reiteró la candidata en la ciudad de Portsmouth, en el estado de Nuevo Hampshire.

"Es hora de estar juntos. Están siendo días difíciles para Estados Unidos", dijo Clinton. "Emprendamos acciones reales y significativas para acabar con la epidemia de violencia armada en Estados Unidos", recalcó la exsenadora, que propuso entrenar en todo el país a las fuerzas de seguridad para reducir los enfrentamientos con la comunidad negra.

La semana pasada, dos ciudadanos negros murieron por disparos de policías en los estados de Luisiana y Minesota, lo que provocó protestas pacíficas que, en el caso de Dallas, se tornó trágica cuando un francotirador disparó contra los agentes. En el tiroteo de la ciudad tejana, cinco policías murieron y otros nueve resultaron heridos.