Publicado: 05.12.2015 14:55 |Actualizado: 05.12.2015 14:55

Comienzan las primeras quinielas sobre los posibles herederos al 'trono' de Putin

Algunos analistas y periodistas empiezan a rastrear entre los miembros de la cúpula del Kremlin para apostar por el próximo mandatario ruso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El Presiente de Rusia, Vladimir Putin con sus posibles herederos al 'trono': el jefe del Estado Mayor, Sergei Ivanov y el primer ministro Dmitry Medvedev. REUTERS/Dmitry Astakhov/Sputnik/Pool

El Presiente de Rusia, Vladímir Putin con sus posibles herederos al 'trono': el jefe de Administración del Kremlin, Serguéi Ivanov y el primer ministro Dmitry Medvedev. REUTERS/Dmitry Astakhov/Sputnik/Pool

MOSCÚ.- A más de dos años de las elecciones presidenciales de Rusia y pese a la altísima popularidad de Vladímir Putin, muchos se preguntan ya si el presidente ruso seguirá en el poder a partir de 2018 o, en su defecto, sobre quiénes están en cabeza en la carrera para sustituirle en el Kremlin.

Aunque el propio Putin no adelanta si volverá a presentarse para un cuarto mandato tras casi dos décadas en el poder —que no perdió ni cuando ejerció de primer ministro con Dmitri Medvédev en la presidencia—, analistas y periodistas empiezan a rastrear la cúpula del Kremlin en busca de los posibles herederos al "trono".



Un puñado de hombres muy influyentes, más o menos cercanos al jefe, son definidos como el Politburó 2.0 (en alusión al histórico órgano de poder del Partido Comunistas soviético) en un informe publicado este mes por la agencia de comunicación Mínchenko Consulting, muy próxima al Kremlin según la mayoría de expertos.

El informe desgrana uno por uno todos los ámbitos de influencia de los distintos candidatos, su cercanía a Putin y su popularidad entre los ciudadanos, para esgrimir un podio en el que ya no está Medvédev, actual primer ministro que una vez ya sucedió y precedió a Putin en la presidencia.

Candidatos al 'trono'

En lo alto del podio se encuentra el jefe de la Administración del Kremlin, Serguéi Ivanov, cuyo nombre ya se barajó entre los posibles sucesores en vísperas de las elecciones del 2008.

Uña y carne con Putin, colega del líder ruso en las filas del KGB en tiempos soviéticos, de Ivanov se dice que quedó destrozado por la muerte hace justo un año de su hijo mayor, que se ahogó en una playa de Dubai, en los Emiratos Árabes.

Un año antes de morir, fue ese hijo suyo quién atropelló mortalmente a una anciana en una avenida de Moscú para luego eludir el castigo de la justicia rusa.

Le sigue otro hombre de la máxima confianza de Putin, el ministro de Defensa Serguéi Shoigu, que consolidó en ese cargo la gran popularidad entre los ciudadanos que ya granjeó al frente del Ministerio de Emergencias que dirigió durante más de 18 años, desde 1994 hasta 2012.

"Salvador, apagafuegos de Rusia", dicen de Shoigu en alusión a la fe que ha depositado Putin en él a partir de 2012 para sostener y enfriar la patata más caliente, desde el Gobierno de la problemática región de Moscú, que dirigió durante solo medio año, hasta el Ministerio de Defensa que heredó de Anatoli Serdiukov, implicado en un escándalo de corrupción.

El titular de Defensa, sin embargo, se ha descartado a sí mismo como candidato al liderazgo del país al anunciar que su deseo es jubilarse como político de primer nivel para dedicarse a la promoción de grandes proyectos de infraestructuras en Siberia y el Lejano Oriente.

La figura de Viacheslav Volodin

La gran sorpresa del poderoso triunvirato es Viacheslav Volodin, jefe adjunto de la Administración Presidencial, un desconocido para la opinión pública occidental que ha desbancado al expresidente Medvédev.

"Dicen de él que siempre tiene claro el objetivo y jamás hace nada que pueda entorpecer su carrera política. En los últimos años, por ejemplo, prácticamente ha dejado de tratar con los periodistas", escribe de él Mijail Zyguir -redactor jefe del opositor canal de televisión Dozhd- en su recién publicada obra "Toda la guardia del Kremlin".

Sobre Volodin, el informe de Minchenko Consulting señala que ya tiene varios ases en la manga, incluido "el control total sobre el Frente Popular", un instrumento de movilización electoral creado por Putin en 2012 para agrupar a personalidades afines y que en la actualidad fiscaliza en apariencia la actividad política en Rusia.

También ejerce, según el documento, una gran influencia sobre muchos gobernadores regionales rusos, y tiene resortes tanto en el Parlamento como en el partido oficialista Rusia Unida, que sostiene en la actualidad el poder de Putin. Los expertos le atribuyen además el control del internet ruso, considerado un importante instrumento electoral, sobre todo para movilizar a jóvenes y habitantes de las grandes ciudades, usuarios activos de la red.

El politólogo Alexandr Morózov, que se vio forzado a emigrar a Alemania por no poder desarrollar su actividad profesional en Rusia, define al número dos de la Administración de Putin como "un político que oculta sus intenciones y que es partidario de actuar con dureza".

Algunos opositores llaman a Volodin "el rey de la mayonesa"

"Usa a las personas en su propio provecho para subir peldaños en su carrera política", denuncia el politólogo.

"Adora las encuestas sociológicas, en ellas ve su mágica bola de cristal para ver el futuro. Probablemente, con toda sinceridad se considera un verdadero demócrata. Las encuestas secretas le permiten adivinar a ciencia cierta la verdadera voluntad del pueblo", agrega en su obra Zyguir.

Algunos de sus detractores, entre ellos el prestigioso diario opositor Nóvaya Gazeta, llaman a Volodin el "rey de la mayonesa" por su participación accionarial en un exitoso conglomerado agroalimentario que produce la popular salsa.

Otros, como el líder opositor Alexéi Navalni, le acusa de acumular un patrimonio "inexplicable" —según Nóvaya Gazeta de hasta 95 millones de dólares en 2006— para un hombre "que desde 1996 se dedica exclusivamente a la función pública".EFE

Etiquetas