Publicado: 11.09.2015 13:21 |Actualizado: 11.09.2015 13:36

Cuba concede la amnistía a 3.522 presos antes de la visita del Papa

Los acuerdos bilaterales entre La Habana y Bruselas se encallan en lo referido al diálogo político y avanzan en cooperación y comercio.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
francisco castro

El Papa Francisco recibe a Raúl Castro durante su visita al Vaticano.- REUTERS

LA HABANA.- El gobierno cubano tiene previsto conceder la amnistía a un total de 3.522 presos de cara a la próxima visita del Papa Bergoglio. Según informa el diario oficial Granma, "los indultos se realizan teniendo en cuenta la naturaleza de los hechos por los que fueron penados, su comportamiento en prisión, el tiempo de cumplimiento de la sanción y razones de salud".

La decisión, que se hará efectiva en las próximas 72 horas, afectará a presos mayores de 60 años, jóvenes menores de 20 años sin antecedentes penales, enfermos crónicos, mujeres y aquellos cuya libertad condicional está prevista para el año 2016. También se verán beneficiados los extranjeros siempre que el país de origen garantice su repatriación.

Avances bilaterales entre La Habana-Bruselas

Por otra parte, La Habana y Bruselas culminaron su quinta ronda de negociaciones con el fin de alcanzar un acuerdo bilateral y terminar con la Posición Común Europea, que marginó a La Habana de los acuerdos que la UE mantiene con el resto de América Latina. Christian Leffler, Director General para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, se reunió con el vicecanciller cubano, Abelardo Moreno y con representantes de los ministerios de Comercio Exterior e Inversión Extranjera.

Se debatieron 3 capítulos, cooperación, comercio y diálogo político. En los 2 primeros establecieron acuerdos sobre casi todos los puntos tocados. Solo quedaron en el tintero temas relacionados con la migración, la protección consular y el apoyo a los operadores económicos. Donde se ha avanzado poco es en lo que respecta al diálogo político, que incluye los Derechos Humanos, y fue el motivo central por el que se aprobó la Posición Común.




La medida contra Cuba fue promovida por el expresidente José María Aznar en 1996, en el mismo momento en que su homólogo estadounidense, Bill Clinton firmaba la Ley Helms-Burton para estrechar el bloqueo económico contra la isla. La Posición Común tuvo mucho de pacto entre Bruselas y Washington, el primero se comprometía a presionar a La Habana a cambio de que EEUU no aplicara el acápite legal que castigaba a las empresas europeas que invierten en la isla.

Entre todos los socios europeos, España es el que enfrenta la situación más débil en Cuba


Sin embargo, la Casa Blanca rompió el pacto sin dar aviso previo a sus socios Europeos. Obama negoció con Cuba el restablecimiento de los lazos diplomáticos e inició el camino hacia una futura normalización de las relaciones en secreto. Como consecuencia, cuando los dos gobiernos anunciaron su acuerdo el 17 de diciembre, la posición cubana frente a Europa se vio fortalecida. Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Vicepresidenta de la Comisión Europea, corrió La Habana para acelerar la negociación pero ya gran parte de la influencia de la UE había desaparecido.

En la conferencia de prensa el negociador europeo, Christian Leffler, no hallaba como explicar qué es lo que Bruselas piensa negociar con La Habana en temas de ordenamiento político o de Derechos Humanos. Si el sistema político cubano no ha cambiado y la UE tampoco, la única explicación posible es que la Posición Común fracasó como mecanismo para presionar a La Habana. Sin embargo, Leffler evitó reconocerlo y evadió los cuestionamientos diciendo que se habían producido cambios en América Latina y en las relaciones entre Cuba y los EEUU.

Las autoridades cubanas priorizarán los acuerdos con los empresarios que acompañaron a Cuba durante los años difíciles

Las negociaciones con Europa tienen un evidente segundo plano frente al diálogo con EEUU, país que aún mantiene un Embargo Económico contra la isla afectando realmente la económica nacional. Los avances en las relaciones con Washington repercuten en un mayor número de turistas, menores restricciones comerciales, reducción de la feroz persecución financiera y un posible acceso a los organismos financieros internacionales. Mientras, la normalización con Bruselas poco cambiará las cosas dado que Cuba tiene relaciones económicas con todos los países del viejo continente. La delegación cubana parece ser tomarse con calma y buen humor el asunto, el vicecanciller Moreno, dijo a la prensa que la Posición Común ya no era ni posición ni común.

Entre todos los socios europeos, España es el que enfrenta la situación más débil en Cuba. En La Habana no se olvida que fue un miembro del mismo partido que hoy gobierna en Madrid quien promovió la Posición Común y que Mariano Rajoy nunca ha cuestionado su validez. El Presidente del Gobierno ha intentado varios acercamientos, enviando ministros, entre ellos al titular de Exteriores, el cual fue recibido todo lo fríamente que fue posible por las autoridades cubanas. Hace apenas una semana probó suerte con el presidente del parlamento, quien vino acompañado por diputados del PSOE e IU para que lo respaldaran en el empeño pero tampoco se vieron avances.

Las autoridades cubanas han asegurado que priorizarán y mantendrán los acuerdos con los empresarios que acompañaron a Cuba durante los años difíciles, entre los cuales hay muchos españoles. Madrid abrió líneas de crédito de decenas de millones para facilitar las inversiones en la isla y tentar a los cubanos pero aun así parece más sensato para los empresarios negociar solos que respaldados por el Partido Popular.