Público
Público

EEUU niega la entrada a dos británicos por bromear en Twitter

Los turistas escribieron que iban a "destruir América", expresión coloquial que en Reino Unido significa salir de fiesta

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

Hacer bromas en Twitter con EEUU puede salir caro a los turistas, sobre todo si tus 'tuits' los leen agentes del Departamento de Seguridad de la Nación. Nada más llegar al aeropuerto de Los Ángeles para pasar tres semanas de vacaciones Leigh Van Bryan y Emily Bunting, dos jóvenes británicos, fueron retenidos, pasaron la noche en una celda y fueron enviados de vuelta al Reino Unido.

El motivo fueron unos comentarios que los jóvenes hicieron en Twitter en los que afirmaban que iban a 'destruir América'. Pese a las explicaciones de los jóvenes, que aclararon a los agentes que lo único que pretendían decir es que iban a 'quemar América yendo de fiesta', de poco les sirvió, ha informado el Daily Mail.

Los dos jóvenes pasaron doce horas en una celda hasta que fueron enviados a París

Además, otro 'tuit' en el que afirmaban que iban a 'desenterrar a Marilyn Monroe', parafraseando a la famosa serie estadounidense 'Padre de familia', encendió aún más las alarmas.

El resultado fue que los dos jóvenes británicos pasaron doce horas custodiados por guardias armados hasta que les metieron en un vuelo de vuelta a París. Leigh Van Bryan, de 26 años, fue encerrado en una celda con traficantes de droga mexicanos.

El Departamento de Seguridad de la Nación etiquetó a los jóvenes como una amenaza potencial y, tras pasar el control de aduanas en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, fueron detenidos.

'Es tan ridículo que es casi gracioso, pero al mismo tiempo tuvimos mucho miedo'

'Los oficiales nos dijeron que no se nos permitía entrar en el país por el tweet de Leigh', explica Emily. 'Nos preguntaron por qué queríamos destruir América e intentamos explicarle que su significado era hacer estupideces y salir de fiesta', cuenta.

'Casi estallo en carcajadas cuando me preguntaron si yo iba a ser la vigilante mientras Leigh desenterraba a Marilyn Monroe. No me lo podía creer, porque era una cita de la comedia 'Padre de Familia', que es un show estadounidense. La situación se hizo aún más ridícula cuando los oficiales rastrearon nuestras maletas y nos dijeron que estaban buscando palas'.

Las sensaciones de Leigh, como las de su compañera, se movieron entre la parodia y el pánico. 'Es tan ridículo que es casi gracioso, pero al mismo tiempo tuvimos mucho miedo. Los agentes de Seguridad de la Nación me estuvieron tratando como a un terrorista. Yo les explicaba una y otra vez que estaban entendiendo el tweet en un sentido incorrecto pero ellos simplemente me decían: 'realmente la has cagado con ese tweet, chico''.