Publicado: 27.10.2015 12:20 |Actualizado: 27.10.2015 12:21

Los policías de EEUU se sienten acosados ante los vídeos virales de violencia racial policial

El llamado 'efecto YouTube' ha ocasionado que estos se quejen y digan que "ya no hacen su trabajo de manera proactiva", y atribuyen a este fenómeno el ascenso de delitos violentos el el país.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Walter Scott murió a causa de los disparos de un policía.

Walter Scott murió a causa de los disparos de un policía.

MADRID.- Los vídeos colgados en Internet de policías de EEUU haciendo un uso desmedido de la fuerza, particularmente con las personas de raza negra, ha dado lugar a una indignación popular por parte de los cuerpos policiales estadounidenses.

'El efecto YouTube', que es como lo han bautizado las autoridades, dicen que "está haciendo que los policías no realicen su trabajo de forma tan proactiva como antes, por miedo acabar siendo protagonistas de un vídeo que se vuelva viral en Internet". Además, no dudan en atribuir a este fenómeno el aumento de los delitos violentos en EEUU en lo que va de año.



A principios de octubre, el diario The Washington Post informaba de un encuentro en el que los jefes de policía y alcaldes de ciudades como Chicago, Nueva York, San Luis o Baltimore, hicieron público su malestar. "Hemos permitido que nuestro departamento de policía adopte una posición fetal y eso está teniendo consecuencias directas", dijo en esa reunión el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel.

En una conversación con la BBC, Jim Bueermann, presidente de la Police Foundation explica que "el hecho de que los ciudadanos graben a la policía no es algo nuevo. Lo que es nuevo es la dimensión de este fenómeno, ya que la gente es cada vez más consciente de que tiene derecho a hacerlo".

Bueermann cree que es fundamental que los agentes lleven cámaras corporales "para que los incidentes queden grabados desde el principio". "Uno de los problemas es que a veces los ciudadanos no graban todo lo que sucede y eso hace que se pierda contexto".

La ACLU y otras organizaciones de defensa de los derechos civiles consideran que el uso generalizado de las cámaras está haciendo que los agentes que se extralimitan en sus funciones deban responder por actos que antes quedaban impunes.

La lista de nombres de protagonistas de encuentros fatales con la policía en Estados Unidos que han sido grabados y compartidos en las redes sociales en los últimos meses no ha dejado de crecer.

Eric Garner

El joven negro Eric Garner murió en julio de 2014 en Staten Island (Nueva York) por la llave con la que le inmovilizó el policía que le detuvo.

En el vídeo se ve cómo Garner discute con dos policías, que al parecer le habían detenido por vender cigarrillos sueltos. Garner insiste en que no ha hecho nada y dice a los policías "It stops today" ("Esto se acaba hoy"). Dos policías se lanzan a por él, y Garner alza las manos hacia arriba. Pantaleo, el agente que le quitó la vida, es quien agarra a Garner por el cuello, asfixiándole. Otros policías ayudan en la maniobra y el detenido cae al suelo mientras repite «No puedo respirar, me asfixio». Pantaleo le suelta el cuello y estruja su cabeza contra el suelo, mientras Garner sigue diciendo, "No puedo respirar".

El informe médico aseguró que la llave de asfixia que Pantaleo ejecutó contra Garner fue la causa de muerte

Tamir Rice

El niño de 12 años murió tras recibir un impacto de bala mientras jugaba con una pistola de plástico en un parque de Cleveland. Respondiendo a una llamada de emergencia sobre un "joven con una pistola que probablemente es falsa", el agente Timothy Loehmann disparó repetidamente en contra de Rice, dos segundos después de llegar a la escena.

Walter Scott

Un hombre negro huye corriendo de un policía blanco tras ser parado por tener un piloto del coche roto en North Charleston (Carolina del Sur). En la huida, el agente del orden dispara hasta ocho veces al hombre negro desarmado en la espalda.

El informe médico dijo que Walter Scott, de 50 años, fue alcanzado tres veces en la espalda, con una de ellas atravesando el corazón; otra vez en un glúteo y una vez en una oreja.

Freddie Gray

Seis agentes de policía de la ciudad de Baltimore (EEUU) fueron suspendidos mientras se investigaba la muerte de un detenido afroamericano a consecuencia de las heridas sufridas mientras se encontraba en arresto.

El fallecido era Freddie Gray, un afroamericano de 25 años que fue arrestado el 12 de abril de este año y que, mientras se encontraba en custodia policial, sufrió una herida grave en la columna que obligó a hospitalizarlo y lo dejó en estado de coma hasta su fallecimiento.