Publicado: 29.03.2016 18:47 |Actualizado: 29.03.2016 18:53

Colonos judíos intentan linchar al palestino que grabó una ejecución sumaria en Hebrón

Imad Abu Shamsiya está en paradero desconocido desde que se difundió el vídeo de un soldado israelí que le da un tiro de gracia a un palestino gravemente herido. Al día siguiente, los ultras se manifestaron delante de su domicilio al grito de “Muerte a Imad”

Publicidad
Media: 4.10
Votos: 10
Comentarios:
Soldados israelíes trasladan los cadáveres de los dos palestinos abatidos el 25 de marzo en Hebrón. / EFE

Soldados israelíes trasladan los cadáveres de los dos palestinos abatidos el 25 de marzo en Hebrón. / EFE

JERUSALÉN – La comunidad internacional guarda silencio sobre la ejecución sumaria que tuvo lugar el 25 de marzo, cuando un soldado israelí dio el tiro de gracia a un palestino gravemente herido y tendido en el suelo que unos minutos antes había herido levemente con un cuchillo a un soldado en el barrio de Tel Rumeida, en la ciudad ocupada de Hebrón.
No es la primera vez que ocurre un incidente de este tipo, pero la diferencia con casos anteriores estriba en que fue grabado en video y divulgado pocas horas después a todo el mundo, una circunstancia que hizo que algunas autoridades, como el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el titular de Defensa, Moshe Yaalon, manifestarán que lo sucedido no responde a los estándares morales del ejército.

El autor del video, Imad Abu Shamsiya, ha desaparecido. Al día siguiente del incidente, grupos de colonos judíos se manifestaron delante de su domicilio al grito de “Muerte a Imad”, de manera que el videoaficionado palestino ha decidido abandonar su casa por el momento esperando a que las agitadas aguas vuelvan a su cauce.

Imad se hallaba en su hogar cuando oyó unos disparos, salió a la calle portando su cámara de video y vio que dos hombres yacían tendidos en el suelo y rodeados de soldados israelíes. Los soldados apuntaron a Imad con sus fusiles y le obligaron a regresar a su casa. Imad subió a la terraza y desde allí filmó la escena.

En ese momento el incidente había terminado. Sin embargo, unos segundos después, y sin que mediara ninguna provocación, un soldado cargó su fusil y disparó a la cabeza de uno de los hombres tendido en el suelo. Aunque malherido, el hombre todavía se movía y el soldado se limitó a darle el tiro de gracia.

Imad entregó rápidamente el video a la ONG israelí B’Tselem, que se encargó de difundirlo después de haberlo entregado al censor militar. En el video autorizado por el censor se ve en la escena a un grupo de colonos judíos y soldados que permanecen quietos mientras su compañero ejecuta al palestino herido.



Ni los colonos ni los soldados reaccionan al incidente, aunque unas horas después, cuando el video ya es público, el ejército arresta al soldado y condena la ejecución sumaria. Esta reacción no sorprende a nadie. Algunos medios hebreos señalan que es inevitable que las autoridades condenen lo ocurrido una vez que el video ha empezado a circular.

El soldado en cuestión es el sargento Elor Azaria, un paramédico de 19 años que, según se ha sabido posteriormente, solicitó y obtuvo el permiso para ejecutar al palestino herido de su superior, un teniente coronel de la División Shimshon que también ha sido identificado.
Tanto el nombre de Azaria como el de otros implicados han sido censurados por las autoridades militares y los periódicos hebreos no los han publicado. Sin embargo, algunas páginas de internet sí los han publicado. Este ha sido el caso de la página del ayuntamiento de Bet Shemesh, que ha pedido la solidaridad de todos los israelíes con el sargento Azaria.

La víctima es Abdel Fattah al Sharif, de 21 años, que resultó herido de gravedad cuando apuñaló levemente a un soldado. Sharif realizó el ataque junto con otro palestino que fue muerto unos momentos antes. Sharif permanece tendido en el suelo sin que los médicos lo atiendan. Elimelech Karzen, un paramédico de la Estrella de David Roja, ha manifestado que él mismo y los médicos israelíes que llegaron al lugar se negaron a atender a Sharif.

El incidente ha suscitado numerosas reacciones de políticos israelíes que apoyan al sargento Azaria y denuncian que tanto Netanyahu como Yaalon han puesto en marcha una campaña para convertir a Azaria en chivo expiatorio.

El ministro de Educación, Naftali Bennett, de la Casa Judía, ha sido uno de quienes han criticado a Netanyahu y Yaalon por no defender a Azaria. Bennet ya ha telefoneado varias veces a la familia del sargento para expresarle su solidaridad. Varios diputados ya han pedido el indulto para Azaria adelantándose incluso a la supuesta investigación en marcha.

En varios lugares del país han tenido lugar concentraciones de apoyo a Azaria. En una de ellas ha participado el hasta hace poco ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, de Israel es Nuestra Casa, quien ha criticado con dureza a Netanyahu y Yaalon.

Pero tanto Netanyahu como Yaalon se han visto obligados a condenar el incidente al aflorar el video. En diciembre pasado, la ministra de Exteriores sueca, Margret Wallstrom, aseguró que Israel comete regularmente “crímenes extrajudiciales” que deben ser investigados por la comunidad internacional.

En esta situación, lo normal es que Netanyahu promueva una propia investigación que neutralice una investigación internacional. De hecho, en este caso no se ha producido ninguna reacción internacional, lo que probablemente permitirá que suceda lo habitual, es decir, que la investigación se cierre por falta de pruebas o que el sargento Azaria sea indultado.

La hermana de Azaría le ha llamado “patriota” y ha criticado al primer ministro y al ministro de Defensa. En las manifestaciones de apoyo que se han celebrado hasta ahora también se le ha llamado “héroe” y se ha pedido que se ponga fin a la “persecución” del sargento.

Los partidos árabes de Israel han condenado la ejecución sumaria de Sharif y exigen responsabilidades no solo a los soldados presentes en el incidente de Hebrón sino también a los políticos que “incitan a la violencia” contra los palestinos, incluido Netanyahu. “Israel se ha convertido en un lugar donde se practican ejecuciones públicas que son animadas por las masas”, ha dicho Ayman Odeh, jefe de la Lista Árabe Unida.

Por su parte, el secretario general de la OLP, Saeb Erekat, se ha dirigido a las Naciones Unidas para que abran una investigación sobre los “asesinatos extrajudiciales”, de manera que se ponga fin a la “impunidad” de los soldados y de los dirigentes políticos israelíes. Según Erekat, desde septiembre último, el ejército ha ejecutado extrajudicialmente a 207 palestinos.