Público
Público

El embargo contra Cuba todavía no ha terminado

Pese al anuncio de Obama, que supondría una mejora para el turismo con la llegada de ciudadanos estadounidenses a la isla, el bloqueo económico sólo puede ser revocado por el Congreso.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Una valla contra el embargo económico, en La Habana. / REUTERS

LA HABANA.- Todavía es pronto para conocer cuál es la dimensión real del acercamiento anunciado entre La Habana y Washington porque el bloqueo económico, que pesa sobre Cuba desde hace 50 años, es una ley que solo puede revocar el Congreso de los EEUU. Estipula, entre otras cosas, que ninguna transacción económica cubana se puede hacer en dólares, que los barcos que tocan puerto cubano no pueden ir a EEUU por seis meses y prohíbe vender a la isla cualquier maquinaria con más de un 10% de partes estadounidenses, incluyendo los equipos médicos.

Sin embargo, el presidente Raúl Castro recordó que Barack Obama tiene facultades para flexibilizarlo en temas que pueden ser claves para La Habana como el fin de la prohibición de viajes de estadounidenses a Cuba. Se calcula que el turismo a la isla se dispararía de tres a cinco millones de visitantes al año, duplicando los actuales ingresos del sector. Desde hace años el país viene trabajando para recibir a los turistas norteamericanos de alto nivel, cuenta con bastantes hoteles de cinco estrellas, marinas para que atraquen sus yates y se están construyendo nuevos campos de golf.

Todavía es pronto para conocer cuál es la dimensión real del acercamiento anunciado entre La Habana y Washington

Obama habló también de la posibilidad de sacar a Cuba de la lista de naciones que patrocinan el terrorismo, con lo cual disminuiría la persecución financiera a que la tienen sometida, multando a bancos de terceros países que trabajen con La Habana. Esta semana un banco alemán recibió una multa de 1.000 millones de dólares y meses atrás uno francés fue obligado a pagar más de 8.000 millones. La presión sobre el sector bancario internacional es tal que la representación diplomática de Cuba en Washington no logra abrir cuenta en ningún banco de los EEUU.

Con estas dos medidas el embargo pierde parte de sus garras y Cuba puede respirar un poco mejor económica y financieramente. Al parecer Barack Obama estaría dispuesto también a poner fin a la prohibición del uso del dólar por parte de La Habana para sus transacciones internacionales y a la utilización de las tarjetas de crédito norteamericanas. Las operaciones clandestinas que Cuba se veía obligada a hacer para mover su dinero en el mundo aumentan el costo de cualquier negocio.

Se calcula que el turismo a Cuba se dispararía de tres a cinco millones de visitantes al año, duplicando los actuales ingresos del sector

De todas formas solo se han dado los primeros pasos hacia la normalización de las relaciones bilaterales. Raúl Castro ha dicho que está dispuesto a tocar cualquier tema con EEUU, pero aclarando que sería en igualdad de condiciones y respetando la soberanía de cada uno. De forma anónima, un alto funcionario cubano dijo a Público que si querían hablar de derechos humanos “estamos dispuestos a conversar sobre lo que ocurre en Cuba pero también de la violencia policial en los EEUU y las detenciones ilegales en la base de Guantánamo”.

La mayor parte de los cubanos todavía no se lo puede creer: la enemistad con EEUU era parte de sus vidas porque el 70% de ellos nacieron bajo el bloqueo

La mayor parte de los cubanos todavía no se lo puede creer. De alguna forma, la enemistad con los EEUU era ya parte de sus vidas; el 70% de ellos habían nacido bajo el bloqueo económico. Casi todos ven que esto puede acarrear una mejora material en sus vidas. “Me imagino que ahora pasaremos menos necesidades los cubanos”, me dice Marta Viscet, un ama de casa, mientras Armando Paderni, un joven de veintipocos anos, cree que “a partir de ahora habrá una mejor economía, más comida para el pueblo y todas esas cosas que impedían el bloqueo”. Curiosamente la medida que más ha impactado es la liberación de los agentes presos. Supimos la noticia mientras entrevistábamos, por otra razón, a la Dra. Marina de la Torre y cuando se lo dijimos comenzó de inmediato a llorar. Detuvo la entrevista para comunicarles la buena nueva a otros médicos congregados en espera de viajar hoy a Brasil y estos empezaron a aplaudir y a dar vítores.

lea también...