Publicado: 28.04.2015 08:54 |Actualizado: 28.04.2015 13:18

Estado de emergencia en Baltimore por los disturbios con la policía

La comunidad afroamericana de EEUU se rebela por la muerte de Freddie Gray, de 25 años, la última de una serie de violentos crímenes policiales racistas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Una niña observa un vehículo de la policía atacado durante las protestas en Baltimore. EFE

Una niña observa un vehículo de la policía atacado durante las protestas en Baltimore. EFE

WASHINGTON. -El gobernador de Maryland (EEUU), Larry Hogan, ha declarado el estado de emergencia en Baltimore a causa de las violentas protestas desencadenadas en la ciudad tras la muerte de un joven negro que se encontraba bajo custodia policial.

El gobernador republicano dio la orden a petición expresa de la ciudad, y movilizó a la Guardia Nacional (una fuerza militar de reserva) para "hacer frente a la creciente violencia y agitación" en Baltimore, según indicó en un comunicado. Además, la alcaldesa de la ciudad, Stephanie Rawlings-Blake, declaró un toque de queda que se empezará a aplicar a partir de las 10 de la noche del martes (a las 9 para los menores de 14 años) y que se prolongará durante una semana entera. 

 


Por su parte, la Guardia Nacional de Maryland pidió hasta 5.000 agentes más y la Policía estatal otros 500 agentes adicionales para controlar las protestas violentas. Hogan, que explicó que ha estado "en contacto" con el presidente de EE.UU., Barack Obama, aseguró que la movilización de la Guardia Nacional es "el último recurso para restaurar el orden".

Baltimore se ha convertido en el último foco de disturbios protagonizados por la comunidad afroamericana en Estados Unidos, después de varios episodios mortales de violencia policial contra jóvenes negros en el país.



Centenares de manifestantes se enfrentaron a la Policía lanzando piedras, ladrillos y botellas, mientras que los agentes respondieron con gas lacrimógeno y gas pimienta. Según el último balance policial, hay 27 detenidos y 15 agentes de la policía heridos, dos de los cuales permanecen en el hospital en estado grave. Los disturbios han provocado también importantes daños materiales, con la quema de vehículos y una tienda, así como saqueos en varios comercios.

La alcaldesa, que se refirió a los violentos como "delincuentes", aseguró que éstos están tratando de "destruir la ciudad", y garantizó que el Ayuntamiento y la Policía dedicarán "todos los recursos posibles" para tratar de controlar la situación.

"Es muy clara la diferencia entre lo visto la semana pasada con las protestas pacíficas y estos delincuentes", indicó Rawlings-Blake. Además, la alcaldesa aseguró que los violentos deberán rendir cuentas ante la ley.

Nueva muerte

El origen de las protestas es la muerte de Freddie Gray, de 25 años, quien sufrió un golpe en la espalda cuando la Policía de Baltimore procedía a su detención el 12 de abril y pese a que solicitó asistencia médica nunca le fue otorgada. Una semana después, el 19 de abril, Gray falleció en el hospital debido a la herida. La muerte de Gray está siendo investigada por el departamento de Justicia y por el FBI, según recordó en un comunicado la fiscal general de EE.UU., Loretta Lynch.

Tras el funeral del joven, al que asistieron miles de personas y que transcurrió de forma pacífica, se desencadenaron protestas violentas que se expandieron por gran parte de la ciudad.

Este nuevo caso ha reabierto las heridas en la comunidad afroamericana, que, tras la muerte de Michael Brown en Ferguson (Misuri) el pasado mes de agosto, denuncia que existe un notorio uso desproporcionado de la fuerza por parte de los policías con la población negra.