Publicado: 01.05.2012 17:48 |Actualizado: 01.05.2012 17:48

Evo Morales expropia la filial de Red Eléctrica Española en Bolivia

El presidente boliviano, que ha ordenado al Ejército custodiar las instalaciones de Transportadora de Electricidad, dedica la nacionalización "a los trabajadores y al pueblo boliviano que ha luchado por la recuperación de los

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente boliviano, Evo Morales, dispuso hoy la expropiación las acciones de Red Eléctrica Española (REE) en una empresa transportadora de energía en Bolivia y ordenó a las Fuerzas Armadas custodiar las instalaciones de la firma.

"Hoy día nuevamente, como justo homenaje a los trabajadores y al pueblo boliviano que ha luchado por la recuperación de los recursos naturales y los servicios básicos, nacionalizamos la Transportadora de Electricidad" (TDE), dijo Morales en un acto del Día del Trabajo en el Palacio de Gobierno de La Paz.

El mandatario hizo el anuncio de la expropiación de la TDE pocas horas antes de inaugurar con el presidente de la petrolera española Repsol, Antonio Brufau, la segunda planta procesadora de gas del campo Margarita, en el sur de Bolivia, lo que permitirá aumentar las exportaciones a Argentina. El decreto aprobado hoy establece la "nacionalización" de "la totalidad de las acciones que conforman el paquete accionario que posee la sociedad Red Eléctrica Internacional-SAU", filial de REE, e instruye su registro a nombre de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), estatal.

Morales justificó la expropiación asegurando que "esa empresa internacional española en 16 años apenas ha invertido 81 millones de dólares, una inversión en término medio de cinco millones al año", que consideró insuficiente.

Tras leer el decreto, el gobernante pidió al comandante de las Fuerzas Armadas, general Tito Gandarillas, "hacer la toma correspondiente de las instancias de administración y operación de la TDE". "Es obligación de las Fuerzas Armadas recuperar la electricidad para el pueblo boliviano", agregó.

La eléctrica española adquirió el 99,94 % de las acciones de la TDE en 2002, mientras que el 0,06 % restante está en manos de los trabajadores de la firma boliviana. La TDE es propietaria y operadora del Sistema Interconectado Nacional boliviano de electricidad, que atiende el 85 % del mercado nacional y posee el 73 % de las líneas de transmisión en Bolivia.

Morales expropió en 2010 las acciones de cuatro empresas generadoras de electricidad, incluidas dos filiales de la francesa GDF Suez y la británica Rurelec, que inició un arbitraje a Bolivia en la Corte de La Haya por esa medida. Además de las eléctricas, el mandatario ha nacionalizado una quincena de empresas de hidrocarburos, cementos y minas, entre otras, desde que llegó al poder en 2006.


El anuncio se produce dos semanas después de la expropiación de YPF por parte del Gobierno argentino, que tomó el 51% de las acciones de la filial de Repsol. La compañía petrolera acusó entonces a la presidenta del país suramericano, Cristina Fernández, de usar la nacionalización como cortina de humo para desviar la atención de la crisis económica de Argentina. Antonio Brufau, su máximo responsable, aseguró que tomarían "todas las medidas legales a su alcance" y que la nacionalización no quedaría "impune".

El Ejecutivo español también advirtió de que la decisión sentaba un "grave precedente" en América Latina, pues podría "empañar" sus relaciones comerciales con el resto del mundo. "Lo que ayer le ha pasado a una empresa española alguien puede pensar que puede pasarle mañana a cualquier otra empresa", dijo un día de la expropiación de YPF el presidente español, Mariano Rajoy.

El asunto será debatido mañana en la Cámara de Diputados de Argentina con el objetivo de convertirla en ley el jueves. Las advertencias de Rajoy, como prueba la expropiación de Red Eléctrica Española llevada a cabo ahora por Morales, no han encontrado eco al otro lado del charco.

Sin embargo, el Gobierno ya ha anunciado a Efe que sigue la "evolución del [nuevo] caso" bolivariano y que, según sus "primeras impresiones", esta situación es "muy diferente" a la de YPF.