Publicado: 11.11.2016 17:07 |Actualizado: 11.11.2016 17:16

¿Hablará Felipe VI de derechos humanos en su viaje a Arabia?
No, son sólo negocios

El rey retoma su agenda internacional con un polémico viaje a Riad. La oposición pide al monarca un gesto en contra de las violaciones de los derechos humanos. El Gobierno evita aclarar si habrá tal gestos y dice que hay "muchos intereses en juego".

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
El rey junto a Susana Díaz y Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior, el pasado día 10 en Sevilla. |  JULIO MUÑOZ (EFE)

El rey junto a Susana Díaz y Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior, el pasado día 10 en Sevilla. | JULIO MUÑOZ (EFE)

MADRID.— Tras casi un año el rey Felipe retoma su agenda internacional con un polémico viaje a Arabia Saudí. Este sábado el rey pondrá este sábado rumbo a la península arábiga para realizar una visita oficial con la que pretende apoyar los intereses de las empresas españolas en esta rica monarquía absolutista cuyas violaciones en materia de Derechos Humanos —ha ejecutado a 100 condenados en lo que va de año— han provocado que Podemos y ERC cuestionen la oportunidad del viaje.

Esta visita ya se planeó hacerla en febrero pasado, pero se suspendió debido a la interinidad del Gobierno. Por esas fechas Riad había ejecutado a 47 personas acusadas de terrorismo, entre ellas el clérigo chií opositor Nimr Baqr al Nimr, lo que aumentó la tensión con su rival en la región, Irán, e hizo la visita de Felipe VI muy incómoda en ese preciso momento.



El Gobierno ha evitado aclarar este viernes si el rey hablará de derechos humanos durante la visita oficial. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el portavoz del Ejecutivo, Iñigo Méndez de Vigo, ha esquivar la pregunta que se le ha hecho expresamente.  Todo indica que de los derechos humanos no se va a hablar ni tan siquiera un minuto.

Méndez de Vigo se ha limitado a señalar que este desplazamiento de Felipe VI a la rica potencia del Golfo es importante por el papel de liderazgo de Arabia Saudí en distintos escenarios mundiales, la lucha contra el Estado Islámico y los intereses de España en juego en ese país, particularmente en el plano económico. Además, Felipe VI tiene también como objetivo cultivar la interlocución con los dos pesos pesados del Gobierno que están llamados a suceder al octogenario rey Salman.

Barcos, trenes y relaciones públicas

Se espera que la visita del monarca impulse la firma de un contrato para Navantia por el que la empresa pública española construirá cinco corbetas para las Fuerzas Armadas saudíes. Un contrato valorado en unos 2.000 millones de euros que garantizará la carga de trabajo de los astilleros de San Fernando (Cádiz) durante varios años.

Además, la sola presencia del monarca español en el reino saudí supone un respaldo a las empresas españolas con proyectos en curso en el país (como el de la construcción del AVE entre Medina y La Meca) o que aspiran a conseguir futuras adjudicaciones.

Tres líneas del metro de Riad se han adjudicado a consorcios en los que participan compañías españolas y las autoridades saudíes sopesan construir otros suburbanos en ciudades como Yeddah, La Meca y Dammam.

Pero además España cree que el plan Visión 2030 de las autoridades saudíes para diversificar y modernizar su economía (dentro de 80 años se agotarán las reservas de crudo del país) abre oportunidades de negocio para sus empresas, en ámbitos como las energías renovables y otros.

La figura del Gobierno responsable de este plan —y de la cartera de Defensa— es el hijo del rey Salman y vicepríncipe heredero, el treinteañero Mohamed bin Salman (MBS), con quien se entrevistará Felipe VI en la tarde del domingo.

A diferencia de lo que hacía su padre, el eey Juan Carlos, Felipe VI no ha invitado a empresarios españoles a viajar con él hasta Riad en el avión oficial

El monarca español también se reunirá con la otra figura clave del Gobierno saudí, el príncipe heredero (y sobrino del rey Salman), Mohamed bin Naif, quien con 56 años es ministro del Interior y responsable de la estrategia contra el terrorismo y la política exterior.

Cultivar la relación con estos dos pesos pesados del reino llamados a suceder al rey Salman es precisamente otro de los objetivos principales de este viaje. Felipe VI también será recibido por el rey Salman, que le ofrecerá un almuerzo oficial y con quien mantendrá un encuentro bilateral.

A diferencia de lo que suele ser habitual en las visitas entre dos jefes de Estado, no habrá discursos en el almuerzo, de manera que las únicas alocuciones del rey en Arabia Saudí serán en la Embajada española en un encuentro con la colectividad española y en un foro empresarial en el que participarán compañías españolas y saudíes.

Al menos, a diferencia de lo que hacía su padre, el eey Juan Carlos, Felipe VI no ha invitado a empresarios españoles a viajar con él hasta Riad en el avión oficial.

Etiquetas