Publicado: 02.07.2015 20:01 |Actualizado: 02.07.2015 20:03

El FMI dice que la deuda de Grecia
es "insostenible" y pide una quita

El propio acreedor internacional del país heleno solicita a los socios europeos que concedan un nuevo rescate de 36.000 millones de euros hasta 2018 que alivie las obligaciones de Atenas. El Eurogrupo se queda solo en sus reclamaciones

Publicidad
Media: 3.93
Votos: 15
Comentarios:
La directora gerente del FMI, Chistine Lagarde. REUTERS

La directora gerente del FMI, Chistine Lagarde. REUTERS

MADRID.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha asegurado que la deuda de Grecia es "insostenible" y ha reclamado a sus socios europeos que concedan un nuevo rescate al país heleno hasta 2018 de alrededor de 36.000 millones de euros e, incluso, no descarta que sea necesaria una quita. La solicitud del FMI se suma a la petición de EEUU sobre una quita de la deuda griega y deja solo al Eurogrupo en sus duras reclamaciones a Atenas. 

Esta advertencia del FMI incluida en un borrador provisional de su último informe sobre sostenibilidad de la deuda llega en un momento en que Grecia se prepara para un referéndum el próximo domingo sobre el rescate internacional que el primer ministro Alexis Tsipiras ha pedido rechazar. El Fondo calcula que las necesidades de financiación de Grecia entre octubre de 2015 y finales de 2018 ascienden a 52.000 millones de euros, de los que sus acreedores deberían asumir alrededor de dos tercios.



El Fondo calcula que las necesidades de financiación de Grecia entre octubre de 2015 y finales de 2018 ascienden a 52.000 millones de euros

La institución con sede en Washington, que forma parte de la llamada "troika" que supervisa el rescate con la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, dijo que incluso aunque las políticas griegas volviesen a su curso, los préstamos concedidos por Europa tendrían que extenderse "significativamente y que el país necesitaría financiación adicional en condiciones favorables".

El FMI cree que para garantizar que la deuda es sostenible con una alta probabilidad es necesario que las políticas de Grecia vuelvan a la senda correcta, pero también, como mínimo, ampliar "significativamente" los vencimientos de los actuales préstamos de sus acreedores.

Asimismo, cree que son necesarias nuevas ayudas por parte de sus socios europeos con unas condiciones similares a las del préstamo actual para que el país pueda cubrir sus necesidades de financiación en los próximos años.

Sin embargo, también advierte de que si el paquete de reformas en consideración se debilita aún más, en particular a través de una nueva reducción de los objetivos de superávit primario y una mayor debilidad de las reformas estructurales, "se volverían necesarias quitas en la deuda".